Articulos

Jason Blum, el magnate del terror

jason dentro articulo

No. No sé exactamente la fortuna que amasa el productor de moda en Los Angeles. Ni si quiera sé si es una fortuna. Probablemente, para los abstemios de determinado tipo de cine, ni siquiera esté ‘de moda’. No acumula excentricidades (salvo la de no parar de trabajar), no ha hipotecado su patrimonio (pero sí sus ilusiones en los inicios) y apenas “disfruta” del foco mediático (sí, por ser productor).

Jason Blum es, ante todo, un verdadero cineasta de éxito. ¿Su mayor hito? Ser el productor de la película más rentable de la historia de Hollywood. Estamos hablando de una persona cuyo trabajo final de carrera fue: “Rebecca no es Rambo” (comparando las películas de Hitchcock y Stallone). Y, por si ya lo estáis pensando, no, no se trata de ninguna casualidad. Si las sonrojantes peripecias del destino hubiesen querido colocar por mero capricho a Blum en lo más alto, ahí terminaría nuestra historia. Pero no, nos referimos a un productor que ha situado cinco películas entre las diez más rentables del último lustro.

Recaudación paranormal

Quizá a algunos les desilusione saber que la película más rentable de la historia sea ‘Paranormal Activity’, la primera de la saga. Este found-footage tuvo un coste de producción de 15.000$, y recaudó más de 193 millones de dólares. Una maldita locura. Es cierto que se ha llegado a afirmar que los costes de promoción y distribución podrían ser hasta 100 veces mayores que el presupuesto, pero no hay datos oficiales. Es evidente que la campaña promocional fue muy potente, y que para llegar a semejante recaudación tuvo que contar con una distribución masiva. Sin embargo, ateniéndonos única y exclusivamente a la producción (tal y como lo hacemos en la comparación con otras de las películas más rentables de la industria), es la que encabeza la lista de la rentabilidad.

Pero el éxito de Paranormal, a pesar de que su récord sigue vigente, quedó atrás. Desde entonces, cinco películas -además de la original- de la saga, y otras tantas de la productora que fundó Jason (Blumhouse productions), han confirmado el éxito de una fórmula. Y es que, no deja de ser una fórmula, explotar un género ya de por sí castigado por clichés mil y una veces estudiados y representados, está sujeto a patrones preocupadamente desgastados. Una máquina que, sin embargo (a pesar de su saturación), estando perfectamente engrasada -y en un grito desesperado por algún que otro ajuste-, puede dar auténticas maravillas profundamente convencionales como ‘Expediente Warren’ o ‘La visita’, o cintas que verdaderamente hacen pensar en una tomadura de pelo por parte del que ha pagado dinero por esa entrada (siendo optimistas), de las cuales, lamentablemente, habría bastantes más ejemplos.

Blumhouse y Universal

A pesar de que Blum ya había alcanzado el éxito en 2013, hubo un hecho determinante para constatarlo. Una vez se llega a la cima, hay que -paradójicamente- moverse para mantenerse. El productor neoyorkino lo hizo, y de forma brillante. Universal adquirió el contrato de primera opción con Blumhouse Productions, según el cual la compañía tenía prioridad para comercializar las películas de la productora que costasen menos de cinco millones de dólares. El dinero no era la única condición, sino que también estaban limitadas por el género: terror, suspense o ciencia ficción, la especialidad de Blumhouse, prácticamente lo único que hacía. Universal quería encargarse personalmente de explotar la gallina de los huevos de oro. La gallina da igual, para que nos entendamos no hay muchas diferencia entre ese gallina y otras, lo importante era la etiqueta de procedencia, el sello de -más que calidad y garantía- éxito. Interesante unión estratégica. La primera película de aquella alianza fue ‘The Purge’, interesantísimo contexto para un desarrollo demasiado convencional, entretenida aún así.

jason blum night shyamalan

Guionistas, directores y actores

La satisfacción de cada uno de los individuos que forman parte de un equipo de trabajo es el pilar fundamental para alcanzar el éxito. Esto se puede aplicar en todos los aspectos de la vida. Blum lo sabe, y conoce a la perfección las ambiciones creativas de las personas con las que trabaja. La independencia motiva al trabajo. A los directores les cede el montaje final de la película, algo sorprendente e inusual en Hollywood, y con los guionistas tiene el compromiso de que, si adquiere los derechos de explotación de su guion, su equipo no lo modificará. Todos felices.

Aunque, según afirma Blum, no hace falta que sus películas estén protagonizadas por grandes estrellas, Ethan Hawke (con el que comparte una gran amistad), Rose Byrne y Patrick Wilson lo son en su justa medida. Y que ellos participen no forma parte del modelo ya clásico de pagar una determinada cantidad a una estrella por su trabajo. Blumhouse prefiere cederles –en casos especiales- un porcentaje de los beneficios. Esto puede tener sus riesgos, pero también puede haceles inmensamente ricos si son inteligentes (si no que le pregunten a Robert Downey Jr y a su ‘Iron Man 3). Hawke ingresó 2M$ por ‘The Purge’ y los protagonistas de Insidious 7M$ cada uno. Jason no se queda nunca atrás por supuesto, siempre se asegura un 12’5% de la recaudación bruta de cada película. Echen cuentas.

¿Sólo terror, fantasía o ciencia ficción?

Pese a todo lo ingresado en taquilla, pese al trabajo de años para ganarse el respeto de la industria, Jason Blum quiso probar suerte en proyectos distintos, y ‘Whiplash’ fue el resultado. Proyectada en tres de los festivales de cine más importantes de la industria (Sundance, Cannes y Toronto), la cinta logró tres Oscars de cinco nominaciones, entre las que estaba la de Mejor Película. No sorprende que, tanto la madre (historiadora especializada en el Renacimiento) como el padre (comerciante de arte), consideren ‘Whiplash’ como su mejor producción. Según afirma el propio Blum, sus padres están horrorizados con sus películas de terror, y no en el sentido fáctico del contexto. Y, para un gran porcentaje de público que aborrece el género, también supuso una sorpresa que aquella gran película empezase con la tenebrosa cortinilla de ‘Blumhouse Productions’.

¿Y ahora qué?

Blum está ahora involucrado en diferentes etapas de producción de más de diez películas. Su acuerdo con Universal está funcionando de maravilla y quieren retroalimentarse. En el horizonte: Viral (2016), The Keeping Hours (2016), Stephanie (2016), Low Riders (2016), In a Valley of Violence (2016), Hush (2016), Amityville: The Awakening (2016), The Darkness (2016), The Purge 3 (2016), Delirium (2016), Ouija 2 (2016) y Split (2017).

Si nos fijamos en la taquilla hecha y en lo que está por venir, el cine comercial de terror parece tener un único dueño. Y os pregunto, ¿está Jason Blum monopolizando el miedo de Hollywood?

Artículos relacionados

1 Comentario

  • Responder
    6 criaturas de James Wan, de ‘Saw’ a ‘Expediente Warren’ - Búfalo Magazine
    19 junio, 2016 at 11:50 am

    […] Aunque su principal sociedad ha sido la formada con Jason Blum y Blumhouse productions, con Warner está funcionando a las mil maravillas. La saga de ‘Expediente Warren’ se ha convertido en una de las verdaderamente rentables de la compañía (si atendemos a la cifra presupuesto/recaudación). Con ‘The Nun’, tendrá su propio spin-off en lo que será la segunda película sobre el mundo Warren tras ‘Annabelle’. Que apenas días después del estreno se confirmase atiende principalmente a dos razones: 1. La necesidad de seguir explotando la rentabilidad de la saga y 2. La necesidad de “tranquilizar” a los fans. Y decimos tranquilizar a los fans porque la saga seguirá pese a James Wan, quien ha confirmado en las últimas semanas que no podrá hacerse cargo de una tercera entrega al menos en los próximos dos años (por compatibilidad de trabajos), y entendería que Warner se pusiese manos a la obra sin él. Grave error. […]

  • Comentar