Listas

Las 5 películas más perturbadoras de los últimos 5 años

Vivimos por y para ser conducidos hasta los extremos de lo idealizable. No pretendemos seguir una plácida ruta en la que todo nos resulte monótono. Buscamos estímulos que generen en nosotros sensaciones nuevas, jamás experimentadas. Y, al exponernos ante una extraña o perturbadora, aumentamos inconscientemente nuestra presión sanguínea y dilatamos nuestras pupilas intentando comprender si lo que estamos presenciando nos produce miedo, asco, odio o cualquier tipo de sentimientos o reacciones negativas. Condenamos lo extraño, por intentar gamificar la mente y vulnerar con señuelos nuestra inteligencia emocional. En los últimos 5 años hemos asistido a la representación de historias WTF, películas extrañas u obras incalificables, y en Búfalo Magazine os presentamos nuestro Top 5.

5. Enemy (2013)

enemyJosé Saramago tejió una tela que Denis Villeneuve y el guionista español Javier Gullón decidieron ‘aracnizar’. Probablemente sea una de las adaptaciones más complejas que se hayan representado en la gran pantalla. Saramago tenía un estilo libre de ser interpretado, pero la premisa estaba clara: un hombre frente a sí mismo (físicamente hablando). Los sudores fríos de Gyllehaal al verse reflejado inyectaron una poderosa adrenalina a una historia cuyo final abruma. El tono sombrío y perturbador de la novela se traslada a una imagen sepia que crece dramáticamente hasta llevar a la presa hasta el centro de la tela de araña. Brillante deformación de nuestros propios miedos. Nada es más terrorífico que perder el control de nosotros mismos. “El caos es un orden aún por descifrar”.

4. Tusk (2014)

TUSK - 2014 FILM STILL - Justin Long and Michael Parks - Photo Credit: Mark Fellman/A24 FilmsLa perversión zoofílica de una mente tan brillante como inquietante supuso una vejación sin precedentes. No es tanto una narrativa que aterra y asquea a partes iguales sino la forma de desarrollar la premisa. Un cuento clásico para deformar un cuerpo humano y moldear una mente sometida a una de las peores torturas jamás vistas en pantalla. Leído esto, uno puede pensar que hablo de todo menos de una comedia, y posiblemente no se equivoque, sin embargo, resulta imposible no exhalar alguna que otra carcajada, posiblemente ahogada, perpleja, y quizá contaminada. Posiblemente nos riamos por no llorar. El talentoso y particularísimo Kevin Smith logra que experimentemos uno de los terrores cómicos y esperpénticos mejor logrados. Absténganse de verla contaminados por cannabis, la paranoia puede ser irreparable.

3. Borgman (2013)

borgmanBorgman es fuego. La película más estimulante y creativa en el sentido más perturbador de la palabra. Es el estallido de las relaciones sociales, la magnificación del sistema de castas implícito que se expande cual niebla invisible en la actualidad. Borgman es un juego de tronos familiar a la holandesa. La meta es evidente: alcanzar el poder social si por ello entendemos elementos como la posesión material de una casa, un coche, un trabajo y una pareja. Al fin y al cabo, una cálida cama en la que acurrucarse cada noche y un sabroso plato de sopa para entrar en calor son siempre la mejor opción. Pongan un Borgman en sus vidas.

2. Langosta (2015)

langostaExcéntrica forma de dinamitar las relaciones sentimentales y sociales. De Lanthimos sabíamos que porta el talento de aprisionar personajes para centrar el foco en su interacción. Lo más importante son sus personalidades y cómo encajan en una sociedad condenada al hastío. Pero detrás de todo ello hay algo de importancia nimia o bárbara según se mire, y es una relación amorosa entre un Colin Farrell y una Rachel Weisz que estiraron sus roles hasta amoldarlos a una narrativa Lanthiniana digna de perturbar por la contundencia de lo que propone y, una vez más, por el desfiladero hacia el que conduce. La cuenta atrás para convertirse en una langosta ya ha comenzado.

1. Holy Motors (2012)

holy motorsHoly Motors es caos. Ni ordenado, ni descifrado. Es pura barbarie narrativa y visual. Es una obra de extremos, un sádico retrato de un hombre perturbado que recorre las calles de una ciudad asumiendo roles y desatando instintos. No seré jamás uno de los mayores valedores de la cinta de Leos Carax, pero hay que reconocer el peculiar estilo de esta “modernez” (que dijo Boyero en su día) inconsciente de su impacto. Habrá influencias y similitudes, pero jamás una crítica hacía su maravillosa personalidad. Es extraña en el mejor sentido de la palabra, pero quizá lo más perturbador sea hallar su significado, si es que realmente pretende ser dotado de alguno.

Artículos relacionados

1 Comentario

  • Responder
    Otras 7 películas que odia Carlos Boyero… y son joyas - Búfalo Magazine
    17 abril, 2016 at 4:06 pm

    […] Hay que entenderle. Estar en un Festival durante 10 días visionando lo que el considera (al menos el 80%), moderneces y bobadas, es un esfuerzo sobrehumano. Entonces, llega algo como ‘Enemy’, que exige un esfuerzo por parte del espectador y una predisposición a sentir tensión partiendo de una premisa muy estimulante, pero con un ritmo no tan ligero, y ya os haréis una idea de qué comenta. En este tipo de eventos, hay que darle los argumentos mascados, sin libertad de interpretaciones y sin dobles sentidos. Es muy difícil acceder a los sentimientos de Boyero con algo así, al menos a los positivos. De ahí la explicación a tal destrozo. Por cierto, os hablé de ella en ‘Las 5 películas más perturbadoras de los últimos 5 años’. […]

  • Comentar