Listas

Las 50 mejores películas sobre adolescentes

adolescencia

Del lat.adolescentia.

  1. f. Período de la vida humana que sigue a la niñez y precede a la juventud.

Consultando la RAE jamás entenderás el verdadero significado de la adolescencia. Éstas son las 50 películas que mejor la explican.

Amistades para toda la vida

Cuenta Conmigo (1986)

cuentaconmigoRichard Dreyfuss se sienta una mañana en su camioneta, abre el periódico, contempla a un par de chavales pasar en bicicleta… y se viene abajo. “Nunca he vuelto a tener amigos como los que tuve con 12 años. Dios mío… ¿los tiene alguien?” ‘Cuenta conmigo’ es abrir aquel tebeo olvidado y volver a aspirar el olor de sus páginas. La historieta de estos cuatro niños que se echan al bosque para buscar el cuerpo desaparecido de un vecino del pueblo es un misil lleno de nostalgia, conversaciones vitales (¿quién ganaría en un combate entre Superman y Super Ratón?), lecciones de amistad y canciones que reinaron el Billboard antes de que llegara el día en el que la música murió. No importa en qué año nacieras, Rob Reiner y Stephen King te teletransportan a la hora del recreo, ese espacio mágico donde todo podía suceder – y de hecho sucedía – . “Dios mío… ¿los tiene alguien?” José Colmenarejo

El club de los cinco (1985)

el-club-de-los-cincoExperimento social con los arquetipos bien definidos: el macarra, el atleta, el genio, la rara y la popular. Una película que abre y cierra con ‘Don’t You (Forget About Me)’ de Simple Minds (y que se apoya en una cita de David Bowie) siempre va a merecer la pena. Ambientación y estética ochentera, con épicos momentos musicales, poco o nada armonizados con una historia irregular (por difícil alternancia de emociones) pero tremendamente entretenida. No dejamos de ser el reflejo de un arquetipo hasta que, como los personajes, nos desdibujamos asemejándonos a una gran amalgama de sentimientos encontrados como se produce en la adolescencia, y detrás de todo eso se encuentran los cinco. PD. Prestad atención a la cortinilla de apertura tras los créditos iniciales, un cristal rompiéndose, puros 80s. Álvaro Ramos

Las ventajas de ser un marginado (2012)

Las ventajas de ser un marginado Ph: John Bramley © 2011 Summit Entertainment, LLC. All rights reserved.A estas alturas, que una película sobre un chaval guapo pero antisocial que quiere ser escritor y labrarse amistades en su nuevo instituto resulte refrescante, diferente y sincera es todo un logro. Primeras fiestas, primeros besos, primeras promesas, primeras peleas… Y hasta un profesor de lengua que parece ver tu potencial. Además, Emma Watson hace una representación de ‘The Rocky Horror Picture Show’. No sé qué más necesitáis para dormir bien; “bienvenido al club de los inadaptados”. J.C.

El relevo (1979)

El relevoHay una época de tu vida en la que ganar una carrera puede suponer un triunfo incomparable. Y más si es una tonta tarde de verano, sin otro juez de línea más que la gloria y contra los niños bien del pueblo. Lo único que tienen en común Ciryl, Moocer, Mike y Dave es su humilde condición social. Sólo uno de ellos parece tener claro qué hacer con su vida ahora que ha acabado el instituto y no hay ninguna sirena que te llame para empezar la clase. Los dioses de Dave van en bicicleta y hablan italiano, así que la ecuación para él es sencilla, aunque su familia lo vea con recelo. Esto va de ser el más rápido, como en el mítico Oeste. J.C.

Supersalidos (2007)

supersalidos“No es justo que dejen exhibirse así a las mujeres y que yo tenga que ocultar mis erecciones”. La batería de genialidades por minuto que escupen estos nerds el día de su liberación sexual es tan imparable como ese fenómeno de la naturaleza llamado (o eso dice su carnet) McLovin. Mientras agarran el alcohol que les sirve de llave para la fiesta final de instituto, tienen tiempo para sentir el vértigo que supone el romper el cordón umbilical entre dos mejores amigos. Ese final tan fino como sincero la termina por convertir en el ‘Ciudadano Kane’ de las películas de adolescentes salidos. J.C.

Yo, él y Raquel (2015)

yo-el-y-raquelBrillante. Una de las mejores películas del 2015. Ganadora del premio del público y de la crítica en Sundance, posiblemente sea el mejor ejemplo de que existe el perfecto equilibrio entre la comedia y el drama, entre la carcajada y el pañuelo. Sus guiños cinéfilos son excelentes. Qué difícil es no caer en convencionalismos con una historia así, pero no solo no lo hizo, sino que mantuvo la personalidad hasta un final que bien podríamos definir como éxtasis emocional. Quizá se guste demasiado, pero está totalmente justificado. A.R.

El primer gran amor

16 velas (1984)

16-velasÓpera prima de John Hughes, director con mayor presencia en esta lista (con tres películas). Tiene prácticamente todos los elementos con los que una película adolescente puede contar: un amor imposible, una gran fiesta, un friki carismático, una familia peculiar, un descapotable, una futura estrella sin apenas protagonismo (John Cusack), una boda, y un final ñoño y precipitado. Integrar todo esto no es nada fácil, pero hay cierta armonía en el resultado final. Sentó las bases de este neocine ochentero americano, a medio camino entre la comedia romántica y el antiguo cine adolescente. Es todo un clásico. “I can’t believe this. They fucking forgot my birthday.” A.R.

No puedes comprar mi amor (1987)

no-puedes-comprar-mi-amor¡Viva los cortacésped! Todo el verano poniendo a punto jardines para poder comprar un buen telescopio… y al final la inversión de Ronald fue totalmente distinta. Ser un chico popular tenía un precio y él estaba dispuesto a pagarlo. El verano cambia a algunos estudiantes, pero el suyo no fue un cambio, fue una transformación. El rígido sistema de castas de instituto se iba a desmoronar a causa de un jardinero con dinero y aires de grandeza, divertida y extrema parodia sobre cómo un hecho puede cambiar la percepción de todo un instituto.  Cuando el amor y la popularidad se entremezclan, hay que establecer prioridades. En la guerra de los reyes del baile todo vale. No es capital, pero este cine se ha construido sobre este tipo de cimientos. Y recordad, tal y como decían los Beatles, Can’t buy me love. A.R.

Grease (1978)

grease-john-travoltaNo nos planteábamos esta lista sin incluir uno de los iconos no solo del cine adolescente, sino del cine en general. Que no nos engañe su condición de musical, la historia encaja a la perfección con la temática. You are the one that i want resume la desacomplejada obsesión por encontrar el gran amor adolescente. La búsqueda también del necesario equilibrio entre la amistad y el amor, y las consecuencias sobredimensionadas que puede tener entre tu séquito el emparejamiento, fueron impulsadas por unos secundarios inolvidables. Travolta y Newton-John no son diferentes a muchos de los personajes que poblan esta lista, pero sí son sin lugar a dudas los más imitados y representados. Qué irresistibles pueden llegar a ser los clichés con melodías así. Hasta yo he sido Travolta en un campamento de verano. No se me ocurre algo más adolescente que eso. ¿Quién no ha cantado, tarareado, silbado o bailado alguna vez sus canciones? A.R.

Esplendor en la hierba (1961)

esplendor-en-la-hierbaMientras América se derrumba económicamente, ellos dos se besan ardientemente. Tan ardiente es el beso que se convierte en el primero con lengua en la Historia de Hollywood: Natalie Wood y Warren Beatty. Ella viene de una familia de clase media que no la permite practicar sexo hasta el matrimonio; los padres de él son adinerados y sólo quieren la cabeza de su hijo en un sitio, la Universidad de Yale. ‘Esplendor en la hierba’ es la historia (Oscar al mejor guión original) de un amor adolescente que se convierte en enfermiza obsesión, de esas que te marcan de por vida. Nada a su alrededor les ayuda en este turbio, incómodo y sudoroso melodrama, y sólo se puede contemplar la escena final de una forma: con el corazón en un puño. Sabemos que lo parece, pero esto no es ‘El diario de Noa’. Esto es mucho mejor. J.C.

Antoine & Colette (1962)

antoine-coletteAntoine Doinel dejó de ser un niño en el momento exacto en el que vio el mar por primera vez y no encontró respuesta alguna. Pero Truffaut sabía que un chaval que se entrega a la literatura de Balzac, Dumas y de Masset sólo podía terminar convertido en héroe romántico. Por eso le regaló otras cuatro películas tras sufrir ‘Los 400 golpes’ y así encontrara respuestas en las mujeres. Aquí, en este mediometraje incluido en la obra coral ‘El amor a los veinte años’, le enfrentó a una de las misiones más complejas y arriesgadas para el hombre desde que descubrió el fuego: reconvertir la amistad de una chica en amor. Todo empieza en una sala de cine, ¿dónde si no? J.C.

Submarine (2010)

submarine“Yo no soy de esa clase de tontos que se sienta y se pone a cantarte sobre las estrellas, nena” confiesa Alex Turner en una de las seis canciones que compuso para ‘Submarine’. El caso es que al final termina haciéndolo. Pero tampoco somos nosotros de esos que aprecian a adolescentes que fantasean con su muerte, escuchan canciones de Sergé Gainsbourg en vinilo y fuman en pipa… y al final terminamos haciéndolo. Quizá porque después de ver al pobre Oliver buscándose en los ojos de una chica después de cada clase de instituto, nos dimos cuenta de que Holden Caulfield era en el fondo un poco inglés. J.C.

Buscando tu sitio

Napoleón Dynamite (2004)

napoleon-dynamiteCalificar como peculiar a Napoleón es excesivamente suave. Abanderada como película de culto, seguía aparentemente la estructura de una película adolescente típica, pero, tras un extraño pase por el baile del instituto (clímax por consenso de este tipo de cine), vino lo realmente importante: encumbrar a su amigo Pedro como delegado. Nunca una piñata y un baile habían tenido tanta influencia en el resultado de unas elecciones escolares. La suma de una serie de excéntricos detalles y la personalidad de Napoléon son los que la han situado en un lugar predilecto. A.R.

The Trotsky (2009)

the-trotskyToda etapa vital está ligada de una forma u otra a la naturaleza de nuestras relaciones sociales y a los límites que se establecen en el uso de nuestras libertades. La adolescencia y la etapa académica en un instituto, no iban a ser menos. Jay Baruchel interpreta Léon Bronstein, un estudiante atípico, obsesionado con el líder de la revolución rusa. Emular un proceso revolucionario y erigirse como la figura que posibilite ese cambio son los objetivos de un adolescente extraño en cuanto a las temáticas clásicas de este tipo de películas, y por ello tan recomendable. A.R.

Todo en un día (1986)

todo-en-un-diaA nosotros también nos parece lógico celebrar el tener 17 años y estar vivo. ¿No es maravilloso cuando los planes salen como tú quieres y te sales con la tuya? Ferris Bueller elige un día de diario para poner en práctica su yincana perfecta por la ciudad. Esto, por supuesto, incluía cantar el ‘Twist & Shout’ en una cabalgata popular, sacar de quicio a tu hermana y probar un Ferrari. John Hughes (oremos) hacía novillos pero aprovechaba para realizar un divertido monumento a la potra. J.C.

Juno (2007)

juno-michael-ceraAunque se trate de una temática totalmente normal, el cine no se había aventurado a reflejarlo tal y como los tiempos exigían. El formato fue el idóneo, no solo por juntar a dos actores (Ellen Page y Michael Cera) con química palpable y carreras en alza, sino porque las grandes dosis de humor sutil que reflejó eran tan necesarias como las dificultades propias de la situación. “I Think I’m In Love With You” o cómo derretir a Michael Cera y a los espectadores. Bellísima historia. A.R.

El viaje de vuelta (2013)

el-viaje-de-vueltaJoder. ¿Quién no soñaría con currar siendo adolescente en un parque acuático con Sam Rockwell como mentor? La premisa era un joyita, el desarrollo fue una gozada. Sin duda, un buena forma de disfrutar de las vacaciones en torno a la forma de ocio estival por antonomasia (con perdón de la playas). Resulta delicioso comprobar cómo un desvergonzado nos da lecciones mientras controla si llevas o no flotador. Siempre es bueno contraponer edades y etapas vitales, por ello la relación establecida entre cada uno de los trabajadores del parque acuático es tan entretenida. Tremendamente sutil, incluso con Rockwell de por medio. A.R.

Academia Rushmore (1998)

academia-rushmore-billy-murrayNunca se han visto mejores obras de teatro en un instituto. Incalificable dentro de las ‘teen movies’, peculiar es empequeñecerla, su tono y género tienen el sello puro y único de Wes Anderson. El joven Max Schirder quería destacar en todo menos en lo que realmente importaba, las calificaciones. Sin duda, en este instituto tienen lugar las situaciones más surreales e inverosímiles de este tipo de cine, y no solo se salva por el estilo Anderson y por un cuidado desarrollo de los personajes, si no porque tiene momentos realmente divertidos. Y siempre, siempre, sea o no extraño, peculiar, e incalificable el protagonista, todo gira en torno al amor y a la amistad. A.R.

C.R.A.Z.Y. (2005)

crazyÚnica en su especie. Es difícil ser tan contundente con unas compañeras de lista y tema tan peculiares. Tener un don divino puede complicar mucho la adolescencia, luchar además contra la mentalidad de un padre, la rivalidad de unos hermanos y la crueldad de una sociedad con la única e inagotable ayuda maternal no parecía fácil. No tener clara la orientación sexual siendo adolescente no es un tema ni mucho menos anómalo, la forma de hacerlo sí. Y es eso lo que la convierte en brillante. Pink Floyd, The Cure, Rolling Stones y David Bowie serían suficientes motivos para tener en cuenta su visitando. Las patatas fritas nunca tuvieron tanta trascendencia en una relación paterno-filial. A.R.

Ghost World (2001)

ghost-worldEl año 2001 fue un buen año para estar a la última en eso de adolescentes raritos. Si ellos querían modelo de comportamiento tenían que ver ‘Donnie Darko’. Ellas tenían que asomarse a ese excéntrico y postmoderno paseo por la soledad vital que es ‘Ghost World’. Dos chicas un tanto perdidas tras terminar el instituto buscan personajes con los que deleitarse y crear pequeñas obras maestras del caos en sus vidas. Primera adaptación de un cómic reconocida por los Oscar. J.C.

It’s party time!

Spring Breakers (2012)

spring-breakers-escenaSí, estuvo en la Sección Oficial del Festival de Cine de Venecia. Spring Break es para los universitarios lo que el lienzo para un artista: la oportunidad de explotar emocionalmente. Partiendo de esta base, el reto era obvio: retratar el desenfreno, la exaltación y la estupidez en una excéntrica fiesta, o mejor dicho, en una suma de varias. Que hubiese una paródica campaña a favor de que James Franco lograse una nominación al Oscar de Reparto por su interpretación de Alien habla de su dimensión. Obviamente no lo logró, pero ver a las inocentes princesitas de la generación Disney inmersas en un proyecto así merece mucho la pena. A pesar de que –teóricamente- ya habían ‘superado’ la adolescencia, hay mucho del espíritu de esta etapa vital en la película, y por eso está en la lista. Contiene la mejor felación no física vista en pantalla. A.R.

Project X (2012)

project-xLos anhelos de los personajes de este tipo de cine ya nos habían quedado lo suficientemente claros, dónde estaban los límites –si es que los hay- no. Y no es otra cosa que eso, la reducción del todo al desenfreno, a la exploración de la frontera entre la legalidad y el festejo, sobrepasando y jugando a deformar lo hasta ahora representado. Es una caricatura, una explosión de mal gusto, una broma pesada consciente de su ridiculez… y por todo ello, es una de las aproximaciones a la locura juvenil más deliciosas de los últimos años. JOYA. “Hasta que salga el puto sol”. A.R.

Desmadre a la americana (1978)

desmadre-a-la-americanaQuizá sea una de las esperpénticas traducciones al castellano que mejor hace más justicia a su esencia. No es tanto una historia de rivalidad entre fraternidades (porque a Delta ninguna fraternidad le haría sombra jamás) como una alocada exploración de los límites de la paciencia de un rector universitario ( y una buena historia de compadreo). Su humor setentero montyphitiano y la emblemática actuación de John Beluschi como Pluto son dos de sus principales atractivos, pero momentos como la fiesta de Togas son los que la engrandecen. “TOGA, TOGA.” A.R.

Risky Business (1983)

risky-businessHacer una fiesta en casa y llenarla de meretrices siendo adolescente, solo podía ser obra de Tom Cruise. Esas Ray Ban y la frase que desataban son sin duda uno de los momentos más brillantes de las películas sobre adolescentes. La multiparodiada escena del baile en calzones y un descapotable homenajeado (a su manera) en ‘Project X’, demuestran que las influencian no tienen porqué ser sutiles. En el descaro está la clave, y el personaje de Cruise se dio cuenta cuando pronunciaba su ya catedralicio WTF. Los pequeños detalles marcan la diferencia, si no, que se lo pregunten a sus padres. A.R.

Llévame a casa, nena (2011)

Topher-Grace-Take-Me-Home-Tonight-movie-image¿Cómo? ¿Un homenaje a las películas de adolescentes ochenteras en la que un dependiente de videoclub se viene arriba tras volver a encontrarse con su amor platónico del instituto? Disfrutarás de esta noche de farra tanto si eres de los que ve las fiestas como encrucijadas existenciales o como simples duelos de baile. El espíritu juvenil de John Hughes aún sigue presente. J.C.

Todo se reduce a sexo

Kids (1995)

Reproduction, © Bloomsbury AuctionsLarry Clark (director) y Harmony Korine (guionista) se empeñaron desde el principio de su carrera en quedarse para ellos la etiqueta de ‘enfant terrible’. ¿Cómo? Pues llevando a Cannes una cinta hiperrealista con púberes drogándose y follando durante hora y media. ¿Había algo más? Además de manifestaciones en contra de las proyecciones y prohibiciones en algunos países, por supuesto que sí. Ante todo, el descubrimiento de nuevos talentos (Chloe Sevigny, Rosario Dawson o el malogrado Justin Pierce), una brutal veracidad en sus rostros y sus palabras, y una malsana inquietud al exponer de forma tan demoledora y agresiva el drama real del SIDA. J.C.

Aquel excitante curso (1982)

aquel-excitante-curso-sean-pennVolver al instituto para ‘documentarse’ sobre los intereses de los adolescentes y escribir así un libro (que posteriormente convirtió en guión), es una genialidad. No porque realmente se refleje en la película (porque no es así), si no por lo ‘sacrificado’ del acto que realizó Cameron Crowe. Interesante película coral con inolvidables escenas eróticas. Sirvió de impulso para actores como Jennifer Jason Leigh, Forest Whitaker y Nicolas Cage. Sean Penn interpretó a un personaje mítico; Spicolli, su pizza y su caravana, forman parte de la historia del cine adolescente. No shirt. No shoes. No dice. A.R.

Verano del 42 (1971)

verano-del-42Rezaba la frase promocional de esta nostálgica película que “todo el mundo tiene un Verano del 42 en su vida”. Es decir, uno de esos veranos en los que te das cuenta de que sólo hablas sobre mujeres, pero no con ellas, así que tienes que hacer algo aunque no sepas exactamente el qué. Es cierto, todos tenemos uno pero a tu verano no le ponía banda sonora Michel Legrand ni te arrimabas a Jennifer O’Neill. Aquí todo es tan bonito que uno se olvida del verdadero protagonista: ese pobre soldado que batalla en la Segunda Guerra Mundial mientras su mujer decide si un virginal chaval de instituto hace historia o no. J.C.

The french kissers (2009)

the-french-kissersEstos dos gabachos desgarbados de 14 años se relacionarían mejor con un alienígena antes que con una de sus compañeras de clase. Aquí no hay concesión alguna a la galería, ‘The French Kissers’ es una celebración del patetismo con acné del primerizo. El alboroto de hormonas que gobierna este patoso periplo hasta las bragas de la chica más cercana nos brinda delicados momentos que incluyen eyaculaciones olvidadas en calcetines, masturbaciones con antiguos catálogos de lencería (“me encanta que no tengan Photoshop”) y extrañas teorías sobre las erecciones en el transporte público. La comedia humana, que diría Balzac, ¿no? J.C.

Porky’s (1981)

porkysLa búsqueda de sexo más descarada y desvergonzada de toda la lista. Y, tratándose de temáticas adolescentes, dice mucho. Revolucionó los ochenta con una taquilla espectacular (con las consecuentes y prescindibles secuelas). La desesperación conduce a un grupo de chavales a pagar por servicios sexuales. El problema viene cuando no les dejan entrar a Porky’s, el prostíbulo del pueblo de al lado. Luchar por acceder a un local de un territorio que no es el propio conlleva una serie de riesgos que aquel grupo estaba dispuesto a asumir. A.R.

American Pie (1999)

american-pie-escena-pastel‘American Pie’ es a la 90 lo que ‘Desmadre a la americana’ a los 70, ‘Porky’s’ a los 80, o incluso ‘Supersalidos’ a lo que llevamos de siglo: el icono de una generación en plena ebullición. Podría ser incluida en varias temáticas de esta lista y encajar a la perfección. Es una gran historia de amistad, de fiestas e incluso, del fin de una etapa. Sin embargo, hay un tema que sobresale: el sexo. Poner fecha límite a la obsesión y que además coincida con el final de curso, solo puede calificarse como una genialidad. Steve Stifler es, sin lugar a dudas, una leyenda. A.R.

El soplo al corazón (1971)

el-soplo-al-corazon¿Cambiar un cuadro original de la colección familiar por una falsificación para pagar una noche de burdel a tu hermano de 14 años? Sólo a los franceses se les ocurriría un plan tan sofisticado y guarro a la vez. Quizá al pequeño corazón del joven Laurent le están pasando demasiadas cosas últimamente. Nadie dijo que esto fuera fácil, pero al menos al convertirte en un hombre puedes fumar puros. Sólo Louis Malle podía cruzar el mito de Edipo con el jazz de Charlie Parker para crear el más exquisito descubrimiento de la sexualidad. J.C.

Born to be wild

Rebelde sin causa (1955)

rebelde-sin-causaCon perdón de ‘Grease’, ‘Rebelde sin causa’ es el gran clásico que toda lista adolescente atemporal necesita. Aunque en ‘Al este del edén’, Dean había evidenciado por qué era uno de los actores más prometedores del momento (bajo una maravillosa dirección de Elia Kazan), es esta cinta –junto a, probablemente, el trágico final del actor- la que le encumbró como leyenda. Era un papel hecho a medida para él, para el estilo que lo caracterizaba, para desatarse con ese desdén en gestos y miradas que lo situaban como el soñador despreocupado que fue. El melodrama apura la frenada hasta que no queda más remedio, pero entonces quizá es demasiado tarde. Carpe Dean. A.R.

Malas tierras (1973)

malas-tierrasÍbamos a incluir ‘Moonrise Kingdom’ aquí, pero hemos pensado que para hablar de una pareja de incomprendidos que huyen de todo y de todos para celebrar su violento amor era mejor ‘Malas tierras’. Las razones son las siguientes: por Martin Sheen imitando a James Dean, por Sissy Spacek imitando a Sissy Spacek, por esos arrebatadores cielos, por su misteriosa voz en off, por su lirismo salvaje, porque habla de una América inocente y a la vez violenta, por la escena en la que él es consciente de que ya no es un hombre sino una leyenda. “Estoy en medio de un tiroteo que no logro entender, pero de algo estoy seguro, nena: no me importan una mierda las mismas y viejas historias de siempre” cantaba Bruce Springsteen en la canción del mismo título. Pues eso. J.C.

Diario de un rebelde (1995)

diario-de-un-rebelde-dicaprio-wahlbergDi Caprio confirmando su condición de estrella emergente y Wahlberg aprendiendo a actuar tras su etapa de rapero vende-calzoncillos. Ambos drogados mientras juegan al basket. Dura aproximación a las memorias de un chico cuyo talento se difumina entre el humo de los porros y la niebla craneal de otras drogas. Su crueldad no es nada artificial, y, tratándose de un dueto artístico que volvió a juntarse en una película de Scorsese, estamos ante una película de culto. A.R.

Rebeldes (1983)

rebeldes-coppolaImprescindible. Coppola, rodeado de las mayores promesas ochenteras del cine americano, realizó una joya en muchos sentidos. Forma y fondo siguen caminos distintos. Es inevitable que extrañen ciertos momentos, que lo narrativo se antoje demasiado agresivo, demasiado convulso para lo que a situaciones adolescentes nos referimos, pero las bandas son así, y el fanatismo juvenil se expresa a golpes. Mejor cuanto menos condescendiente. Hay lirismo, y cierto aire místico en momentos inolvidables. Coppola expresó su particular ‘American Graffiti’ en un contexto más dramático, pero manteniendo la esencia de este tipo de cine. Con perdón de ‘Karate Kid’, estamos ante la mejor película de la turbulenta carrera de Ralph Macchio. A.R.

La ley de la calle (1983)

la-ley-de-la-calleHace ya tiempo que el chico de la moto, el que fuera rey de la calle, se marchó para no volver. Rusty James, su hermano pequeño, nota su presencia en las paredes de esta ciudad en blanco y negro, en el humo de los cigarrillos, y hasta en los relojes por los que parece no pasar el tiempo. Rusty James quiere emularle y sentir que algo, aunque sea una pelea de bandas, puede ser suyo. Pero Rusty James sólo es Rusty James y unos pocos sueños a color. Tiene que ser difícil ser una leyenda. Si no que se lo digan a Francis Ford Coppola. J.C.

Amarga juventud

Güeros (2014)

guerosA Tomás se le está haciendo pequeña la casa en la que vive con su madre, así que la única solución es irse a una aún más pequeña en la que dormitan y aplazan indefinidamente la publicación de sus tesis su hermano mayor y un amigo de éste. La excusa para echarse a la carretera es la búsqueda de un músico semidesconocido del que los pocos que le han escuchado cuentan que una vez hizo llorar a Bob Dylan y pudo haber salvado al rock mexicano. A estas edades los héroes son muy importantes, sobre todo si están malditos. Poético viaje iniciático en blanco y negro hasta el corazón del movimiento estudiantil. Qué bonitas, por imposibles, son las causas perdidas… J.C.

Criaturas celestiales (1994)

criaturas-celestialesJuliet Hulme y Pauline Parker asesinaron brutalmente y de forma premeditada a Honorah Rieper, la madre de la última, porque no aprobaba su relación lésbica e iba a enviar irremediablemente a su hija lejos de casa, a Sudáfrica. Ocurrió en 1954 en Nueva Zelanda, y su versión cinematográfica es una sensacional obra sobre escapismo adolescente y malsana amistad. Ah, también abrió las puertas de Hollywood a un tal Peter Jackson. J.C.

La última película (1971)

la-ultima-peliculaSin duda, una de las mejores películas norteamericanas de los setenta, y eso es decir muchísimo. Para Bogdanovich, hablar de la decadencia de las salas de cine es hablar de la pérdida de la inocencia. La última película en proyectarse es Río Rojo… y los chicos no están bien. Tristes, melancólicos, con el pesado viento proveniente de la Guerra de Corea despeinándoles los flequillos, deambulan por su oscuro y desgarrado pueblo. En la piscina, una joven Cybill Shepherd se asoma desde el trampolín a su sexualidad por primera vez; se desabrocha la camisa, se desabrocha el sujetador… No lo hizo delante de su novio, pero sí delante de unos chavales que le gritan desde el agua. No lo está haciendo bien, pero tampoco lo tiene fácil. J.C.

Barrio (1998)

barrioJusto ahí donde nadie mira. Ahí pone Fernando León el ojo para mostrarnos, a base de hostias de realidad, cómo tres chavales de clase baja dejan de ser precisamente eso, chavales. En una pasarela que cruza un tramo de la M-40, y asegurándose a sí mismos que las negras mueven mejor el culo porque tienen un hueso más en su columna vertebral, se echan a suertes su destino… Ellos están tan fuera de sitio como una moto de agua en un barrio de Madrid. J.C.

Palo alto (2013)

palo-altoEl filtro Instagram no le impide ver a Gia Coppola (la nietísima del clan) toda la mugre moral de una juventud que no entiende nada de lo que hay a su alrededor porque demasiado tienen con entenderse a sí mismos. Como arrancados de las páginas de un ejemplar de ‘Menos que cero’, deambulan por el paraíso dudando si aferrarse o no a algo. Al fin y al cabo, parece que sólo aguarda la decepción. J.C.

Las vírgenes suicidas (1999)

las-virgenes-suicidasEllas son cinco, son atractivas, rubias y viven en un ambiente religioso opresivo. Todos los chicos del barrio están obsesionados con las hermanas Lisbon. ¿Están malditas? ¿Son mágicas? ¿Esconden algún secreto? ¿Todo lo anterior? Una de ellas cubre las cicatrices de sus muñecas con coloridas pulseras mientras el doctor no acierta a encontrar las razones por las que una joven como ella intenta quitarse la vida. “Está claro que usted nunca ha sido una niña de 13 años” le replica. Sofia Coppola sí. Triste, fascinante, hipnótica ópera prima. J.C.

Mommy (2014)

mommy-xavier-dolanYa sabíamos del talento de Xavier Dolan por representar las emociones adolescentes. El jovencísimo director canadiense es una de las mayores promesas ya consolidadas del panorama cinematográfico contemporáneo. ‘Mommy’ puede llegar a ser desagradable por la asfixiante relación entre una madre soltera y su conflictivo hijo, pero es una de las imprescindibles del cine sobre adolescentes. Decir que estuvo en Cannes sorprendería si Dolan no fuese el hijo predilecto del Festival. Su formato, con reciente polémica de Netflix incluida, es un gozoso y valiente experimento. A.R.

Fin de una etapa

El mito de la adolescencia americana (2010)

el-mito-de-la-adolescencia-americanaMás nihilista y alegórica, más sutil y desgarradora. Es menos propia del espíritu soñador de la edad. De ritmo extraño, hipnótico, perseguimos algo (sin saber muy bien qué), ¿una ilusión tal vez? Mientras, el verano se escapa y con él, los sueños de una juventud en plena efervescencia. Hay que recordar que es el último día antes de volver al instituto, la tristeza está más que justificada. El ansia por robar un beso se entrelaza con las ganas de hacerlo con la persona adecuada. Al fin y al cabo, en esa noche no se va a acabar el mundo, aunque los personajes tarden en darse cuenta. A.R.

American Graffiti (1973)

american graffiti 2El hombre lobo aúlla, y todos en Detroit bailan a su ritmo, unos llevan años haciéndolo y seguirán anclados en bucle a la ciudad y a su espíritu. Otros reflexionan sobre si debe ser o no la última noche para recorrer la ciudad. Nunca supimos qué fue de aquella rubia, quizá era mejor no saberlo, en ocasiones es mejor emprender el vuelo, pero nunca hay que dejar de mirar nuestros orígenes, nuestra estúpida y deliciosa creencia de que aquella chica se nos había insinuado. Y de eso trata American Graffiti, de una nostalgia prematura ante lo que sabemos está por acabar. Harrison Ford seguirá como la sombra del nuevo ciclo, del cambio, de lo alterable de nuestra conciencia. Es un Dios, un cowboy de la carretera dispuesto a retar al mismísimo diablo. Somos fans de su personaje, por inalcanzable, pero también del interpretado por Richard Dreyfuss, porque todos hemos creído alguna vez ser correspondidos por nuestro amor platónico sin haberlo conocido. Ah sí, es de George Lucas. A.R.

Boyhood (2014)

boyhoodBoyhood es principio, desarrollo y fin. Boyhood es todo. Sin lugar a dudas, la cinta con mayor mayor reconocimiento de esta lista. Críticos, académicos y público, guiaron su trayecto hasta los premios Oscar, y a punto estuvo de alzarse con el mayor premio posible: el Oscar a Mejor Película. Es una historia demasiado cercana como para que sorprenda, pero lejana será su repercusión. No es una simple película sobre la temática, sino mucho más. Estamos ante uno de los viajes más largos, duros, importantes y apasionantes de la vida. La infancia es fugaz, con recuerdos más puntuales, sin embargo, la travesía hacia la adolescencia, donde se moldea la personalidad, es cruelmente determinante. Boyhood no solo innovó en moldes narrativos de la realización audiovisual, sino en mostrarnos tanto en tan poco tiempo (doce años en dos horas y media). A.R.

Movida del 76 (1993)

movida-del-76Richard Linklater quería su propio American Graffiti así que tiró de nostalgia y armó una última y desfasada noche de instituto con canciones setenteras, marihuana, novatadas y un dilema en forma de firma. En concreto la que tiene que estampar Pink para garantizar que no tomará drogas mientras siga en el equipo de baseball. O no. Porque según le avisa la trasnochada leyenda de barrio Wooderson (Matthew McCounaghey desatado), “cuanto mayor seas, más reglas intentarán imponerte”. J.C.

Adventureland (2009)

adventurelandEl ocaso de la adolescencia sólo podía llegar un verano, que es siempre cuando termina o empieza algo importante, ya sea una etapa vital o un Mundial. Es 1987 y James va a pasar los mejores meses de su vida de viaje por Europa. O casi, porque resulta que no hay dinero en casa. A él le va a tocar trabajar en un parque de atracciones (ay, la ironía), así que el viaje va a ser por dentro. Y sin posibilidad de volver atrás. Hasta que dicte sentencia el yugo que siempre trae septiembre, James puede ir resolviendo en su stand-by nostálgico ese enigma llamado Kristen Stewart. J.C.

El graduado (1967)

el-graduadoBen Braddock se ha graduado con honores, y todos lo celebran: familiares, vecinos, amigos, Paul Simon y Art Garfunkel. Todos menos Ben Braddock y el buzo de juguete hundido en la pecera del salón. El salto generacional nunca fue tan hondo y el futuro nunca lució tan incierto. ¿Lo dejamos simplemente en “plásticos”? Tumbado en una colchoneta y entre furtivos encuentros en habitaciones de hotel con una atractiva cuarentona, pasan los días estivales. El padre, molesto, le pregunta que qué hace. “Dejarme llevar”, contesta. ¿Por qué? “Porque es fácil.” Así que Ben se lanza a por el más difícil todavía: la hija de la cuarentona. ¿Por qué? La respuesta, concretamente, se encuentra en los últimos asientos de un autobús cualquiera, y ni a ti ni a Ben os va a gustar. J.C.

Artículos relacionados

8 Comentarios

  • Responder
    7 películas para combatir la resaca (y que puedes ver en Yomvi) - Búfalo Magazine
    5 marzo, 2016 at 12:05 pm

    […] está en nuestro especial sobre las mejores 50 películas adolescentes. No quería recurrir a ninguna y ha sido difícil ya que, por temática, encajan la gran mayoría […]

  • Responder
    Las 6 actrices revelación de los últimos años - Búfalo Magazine
    19 abril, 2016 at 10:28 pm

    […] peculiar, ácida y atrevida comedia de instituto de la que ya os hablamos al incluirla en ‘las 50 mejores películas sobre adolescentes’. Olivia interpreta a una chica que padece leucemia con tanta personalidad y respeto que uno rezaba […]

  • Responder
    Nostalgia cinematográfica, la trascendencia de ‘Dazed and confused’ - Búfalo Magazine
    30 junio, 2016 at 5:38 pm

    […] ¿Y tanta nostalgia a cuento de qué? Mi compañero, el búfalo José Colmenarejo, ya os habló de los 15 estrenos del verano, y el próximo viernes 1 de julio se estrena una de las película más esperadas del panorama indie americano, la secuela espiritual de ‘Dazed and Confused’: ‘Everybody wants some’ (‘Todos queremos algo’). Por este motivo no hay momento más justificado que este para hablaros sobre una de las mejores películas adolescentes de la historia, que como tal incluimos en nuestra gran lista. […]

  • Responder
    Leti
    22 enero, 2017 at 5:05 pm

    Me encanta la lista búfalos. Añadiría una que marcó mi adolescencia sin lugar a dudas:

    Thirteen (2003)

    :)

  • Responder
    leonel fernandez
    21 abril, 2017 at 10:13 pm

    Buenísima la pagina. encontré una peli q llevaba días sin saber cual era. 😀

  • Responder
    francisco
    21 septiembre, 2017 at 1:39 am

    La verdad eres demacrado rebuscado en tus textos de seudo intelectual

  • Responder
    Ezequielleojaule
    1 marzo, 2018 at 12:31 am

    yo tengo un recuerdo de 2 peliculas que eran buenisimas pero aun no las encuentro

  • Responder
    katheryne caiza
    21 marzo, 2018 at 1:40 am

    estoy buscando una pelicula qur fue en los 90 creo que es parecida a espiritu adolescente tambien a chico celestial peto la ptotagoniata es una chica rubia que intenta ayuda a otra por favor ayudrnme esa pelicula la busco y no la encuentro

  • Comentar