Listas

7 películas sobre el tirano poder de las industrias

Son todopoderosas y gozan con total libertad de actuación en un marco regulado por ellas mismas. Las industrias que retratan las películas de esta lista no son precisamente inocentes, de nada. No es una buena idea enfrentarse a su furia, pero algunos valientes lo han hecho, con diferentes resultados. La concienciación social que tenemos respecto a algunas de ellas en la actualidad es producto de la lucha de esos valientes y de películas que no han temido mostrar el irreverente carácter de estas bestias contemporáneas que solo saben de cifras.

Explotación animal – ‘Blackfish’

blackfish

Escalofriante documental. Blackfish es una necesaria aproximación al cautiverio de las orcas en acuarios. La sutil inteligencia de este mamífero atormenta su mente como si se tratase de un humano apresado en un espacio reducido. Podríamos dividir su desarrollo narrativo en dos partes claramente diferenciadas: el terror sobre cómo sus pensamientos pueden desencadenar la furia contra su captor y la indignación sobre cómo hemos podido aprisionar a una criatura tan maravillosa. Imprescindible.

Comida rápida – ‘Fast food nation’

fast food nation

La industria de la comida rápida no podía quedar fuera de esta lista. Y cómo no, debía ser un drama con peculiaridades. La producción de carne y las condiciones de trabajo de un grupo de inmigrantes se cruzan con el poder y los intereses de una industria que motoriza una nación. Linklater es un cineasta tan valiente como talentoso. No sólo es versátil en cuanto a géneros,  sino en cuanto a estilos y registros. Se podría decir que su peor versión es imprevisible por inexistente. Sus películas varían en calidad, pero su registro, la forma de aproximarse a la historias que narra, es cinefilia pura.

Fracking – ‘Tierra prometida’

Matt Damon in Promised Land film still from Universal Pictures

Drama rural protagonizado por Matt Damon. En esta ocasión, la técnica de extracción de gas mediante la inyección de químicos a presión en el subsuelo era el hecho a denunciar. Aunque la historia sensibiliza con un problema retratado a la perfección en el magnífico documental ‘Gasland’, Gus Van Sant no acierta en el enjuiciamiento de las cuestiones morales que plantea. Queda en una aproximación artificial cuando el drama exige un giro necesario. Quizá sea la que menos aborda la denuncia y más se enfrasca en unos sentimientos que poco incumben a la indignación.

Tabacaleras – ‘El dilema’

el dilema

Sin duda, una de las mejores películas de Michael Mann y posiblemente la mejor de esta lista. Además, es la que mejor cumple con su función de evidenciar el poder y la influencia de una industria todopoderosa. Este thriller desvela cómo un importante directivo de una tabacalera revela el secreto de las sustancias que crean tanta adicción por los cigarrillos. Pero es después cuando brota la brillantez,  cuando solo quedan Russell Crowe, Al Pacino, y la oscuridad de unos despachos con intereses económicos por paredes. Magnífica.

Armamentísticas – ‘El señor de la guerra’

el señor de la guerra

Prodigiosa en aspectos en los que compañeras de lista pecan de ingenuidad. Se puede armonizar la crítica y denuncia social con el ritmo narrativo y la contundencia visual. El señor de la guerra no hace ligeros esfuerzos por abrir subtramas de escaso interés, si no que pone todo el peso sobre Nicolas Cage en uno de sus mejores papeles. Dejar en evidencia uno de los motores de la economía mundial podía no haber resultado interesante, pero en este caso, el resultado fue meritorio.

Farmaceúticas – ‘Dallas Buyers Club’

dallas buyers club

Este espacio debía haberlo ocupado ‘El jardinero fiel’ por su coherencia crítica con la industria farmaceútica. Sin embargo, no se me ocurre mejor película para retratar la influencia que pueden ejercer los fármacos en la sociedad actual que la oscarizada película de Jean-Marc Vallée. Combatir el VIH implicaba ciertos riesgos ajenos a los físicos. Cuando el poder regulatorio está por encima de las consecuencias de una enfermedad, solo queda un cowboy capaz de sobreponerse a tal injusticia: Ron Woodroof (And there is nothing that can kill him in thirty fucking days).

Petroleras – ‘Syriana’

syriana

Probablemente es la más ajena de la lista a la crítica sobre la propia industria, pero el hecho de que la CIA investigue los sospechosos movimientos de una empresa petrolera en Oriente Medio evidencia la importancia del poder al que se enfrenta. En este caso el desarrollo de la historia tiene más acidez por sí mismo que la forma de evidenciar a la propia industria del petróleo. Este tipo de thrillers precisan de tensión argumental, y en este caso está muy bien gestionada, pero es cierto que está lejos de ser una de las mejores películas de George Clooney.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar