Listas

Las 10 mejores pesadillas dentro de películas

Vertigo Nightmare

Es absolutamente necesario, por el bien de la humanidad, que muchas de las oscuridades, esquinas muertas y profundidades insondables de este mundo permanezcan solas, no vaya a ser que esas anomalías del sueño despierten a la vida y todas esas blasfemas pesadillas se retuerzan y salpiquen fuera de sus oscuras madrigueras conquistando nuevas tierras.” H. P Lovecraft.

Éstas son las 10 mejores pesadillas dentro de películas:

El Mago de Oz (1939)

wizard_of_oz_0237_tornado

‘El Mago de Oz’ es una de esas películas míticas que recogen toda la magia y grandeza del Hollywood clásico; es grande y loca, juguetona y misteriosa, estridente y elegante. Aunque nuestra leyenda favorita sobre ella es su supuesta perfecta combinación con la escucha del ‘Dark Side of the Moon’ de Pink Floyd, también nos gusta fantasear con las decenas de teorías que han surgido a partir de la pesadilla de una chica de Kansas que sólo quiere viajar “más allá del arcoiris”. Hay desde revisiones feministas y religiosas hasta una magistral (y plausible) que la eleva a parábola sobre el capitalismo y el sistema financiero norteamericano. De lo que estamos seguros es de que esta sobredósis de Technicolor con hombres de hojalata, tornados imposibles, monos voladores, baldosas amarillas y brujas verdes es un maravilloso ejemplo de lo que de evasión tiene el cine.

Dumbo (1941)

dumbonightmare

Es una verdadera pena que aún no hayamos podido asistir a una cinta de terror engendrada por la factoría Disney. Su animación, generalmente de carácter amable, enfocada al público infantil y asociada a los valores conservadores americanos, guarda también momentos verdaderamente dramáticos (‘Bambi’), picos de inspiración formal y visual (‘Fantasía’) y episodios tenebrosos e inquietantes como éste. La primera cogorza del protagonista altera su mente de tal manera que nos introduce en un viaje lisérgico de hasta 5 minutos de duración. Una locura de pesadilla en la que elefantes rosas hechos de burbujas terminan convertidos en las nubes del amanecer mientras danzan al son de una siniestra y pegadiza música. They´re here and there/ Pink elephants everywhere / Look out! Look out!/ They´re walking around the bed… Quizá no sea la mejor canción para irse a la cama, niños.

Los olvidados (1950)

olvidadosbunuel

En una de sus muchas tardes de conversación, Luis Buñuel sacó un papel ante su amigo y escritor Max Aub. Había apuntado para él sus veinte sueños más recurrentes, aquellos con los que estaba obsesionado: trenes que perdía, familiares fallecidos que resucitaban, precipios, autofelaciones, asesinatos de los que era cómplice… La filmografía del genio de Calanda está plagada de momentos oníricos, alucinaciones y demás deformaciones de la realidad para gloria del surrealismo cinematográfico. En la durísima obra maestra ‘Los olvidados’, hay una pesadilla que no sólo juega con el inconsciente del protagonista (incesto, muerte…) sino que sirve como trágico preludio a su sino. La reproducción inversa de la música, la hipnótica cámara lenta, la extraña puesta en escena y los imaginativos recursos visuales dotan de poderío y magnetismo a toda la secuencia.

Vértigo (1958)

Vertigo Nightmare

Teniendo en cuenta que Salvador Dalí colaboró con Alfred Hitchcock para la realización de la pesadilla del protagonista de ‘Recuerda’, ésta no parece la opción más popular para escoger una del maestro del suspense. Sin embargo, nos cuesta resistirnos a este alucinante y chillón inserto que incluye animación, la cabeza voladora de James Stewart y pulsiones suicidas. ‘Vértigo’ sigue siendo una de las películas más misteriosas y subyugantes de la historia del cine, una sobre un pobre hombre que persigue doppelgangers por la ciudad de San Francisco utilizando su bragueta como radar.

La semilla del diablo (1968)

Semilla diablo sueño

¿Un cuadro de Magritte? Casi, ‘La semilla del diablo’. Nadie en su sano juicio se fiaría de una película que arranca con una nana tan siniestra. Esta escena es, como la película entera, un monumento a la paranoia y al desasosiego, una de esas pesadillas sudorosas que se te pegan al cuerpo y aún te parecen reales cuando ya has despertado… Quizá Rosemary, que cree haberse quedado embarazada en extrañas circunstancias, tiene motivos para ello. Con ‘La semilla del diablo’, Roman Polanski hace gala de una milimétrica puesta en escena y de un exquisito gusto para jugar con el poder de la sugestión, creando una de las mejores películas de terror psicológico y una gloriosa muestra (la primera) de cuán grande podría haber sido su carrera si los escándalos no le hubieran apartado de Hollywood.

Un hombre lobo americano en Londres (1980)

Lobo Americano Londres

Como si estuvieras invocando a los licántropos, todas las canciones que suenan en la película llevan la palabra “moon“. Debería ser ridícula, pero ‘Un hombre lobo americano en Londres’ es uno de los cruces de género más gloriosos jamás realizados. John Landis reparte juego desde el guión y desde la dirección para que funcionen a partes iguales la violencia, la comedia, la aventura y el drama. Convaleciente en el hospital, el protagonista tiene una pesadilla en la que horribles nazis mutantes cosen a balazos a toda su familia, incluidos hermanitos pequeños. Sí, horribles nazis mutantes en una película con mutaciones físicas, sangrientos asesinatos y enfermeras sexys. Desconcertante y divertida película que se llevó el primer Oscar de la Historia en la categoría de maquillaje.

Pesadilla en Elm Street (1984)

Pesadilla Elm Street baño

Pensé que ‘Pesadilla en Elm Street’ jamás tendría secuelas. Qué estúpido era.” Wes Craven nombró al hombre deformado que habitaba en las pesadillas como al abusón que le hacía bullying en el colegio y creó una saga de hasta 8 películas y un remake de la primera; “el cine de terror no sirve para crear miedo sino para liberarlo“. La saga se merecería una lista aparte con sus más delirantes asesinatos, pero hemos escogido esta morbosa escena entre el sueño y la vigilia que nos deja uno de los planos más icónicos del terror adolescente.

La mosca (1986)

Fly Cronenberg Nightmare

‘La mosca’ es un gran argumento para defender a los generalmente denostados remakes. Y esta inolvidable escena lo es para defender los sueños como un recurso eficaz para mostrar los miedos más profundos de los personajes. Esta brutal pesadilla cristaliza muchas de las obsesiones del viscoso cine de David Cronenberg: infecciones, mutaciones físicas, el poder de la mente sobre el cuerpo… Consciente de ello, el propio realizador canadiense hace un cameo como ginecólogo en un parto terrorífico.

Carretera perdida (1997)

lh026

¿En serio pensabáis que David Lynch no iba a salir en esta lista? Cualquier sueño, alucinación o visión que nos enseñe puede esconder valiosas pistas para resolver sus macabros puzzles. ‘Carretera perdida’ es un enigma hiperestilizado que funciona a la vez como thriller criminal y drama erótico, como terror psicológico y rareza sobre desdoblamientos de personalidad. Teniendo en cuenta que toda la película tiene ese turbador toque onírico, introducir la pesadilla del protagonista homícida puede parecer una redundancia. Y lo es; una maravillosamente perversa.

Amor (2012)

Amour Nightmare

El ojo clínico de Haneke disecciona el alma humana de una forma abrumadora, desnudando a sus personajes hasta reducirlos a la sombra. En ‘Amor’, dos sombras se apagan en un piso parisino. A una octogenaria pareja les comienza a separar el azlhéimer. Una pequeña pero potentísima escena sirve como premonición del horror vital al que van a enfrentarse. Tiene la esencia de las mejores pesadillas, de aquellas que con un sólo golpe de efecto consiguen grabarse para siempre. Haneke te encoge el corazón y encima tienes que agradecérselo.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar