Listas

Las 8 mejores comedias de terror del siglo XXI

CabinWoods

Primero grita y después ríe. O al revés. Esto de hacer malabares con dos géneros tan opuestos (¿o no tanto?) como el terror y la comedia y no fracasar en el intento está al alcance de unos pocos. Rendimos homenaje a un cruce de sensaciones tan improbable como placentero que popularizaron en las salas los geniales Abbott y Costello. ‘El baile de los vampiros’ de Roman Polanski y ‘El jovencito Frankenstein’ de Mel Brooks se asentaron con el tiempo como gamberras referencias, y en la década de los 80 Hollywood tiró de humor paródico y sobrenatural (‘Los cazafantasmas’, ‘Gremlins’, ‘Un hombre lobo americano en Londres’, ‘Bitelchús’…) para atraer a adolescentes hambrientos de sangre y carcajadas. Éstas son las 8 mejores comedias de terror de nuestro tiempo:

Dead End (2003)

DeadEnd2003

‘Dead End’ es barata, fácil y tontorrona, como una buena noche de verano. Por eso nos encanta. Una familia que no se aguanta ni a sí misma viaja entre la negrura para cenar en casa de la abuela. La chica de la curva, una carretera imposible y un bucle (espacio-temporal y también cinematográfico) convertirán la travesía en una entretenida tortura. Si puedes contar con una sola mano los homenajes a la obra de David Lynch en esta resultona cinta es que has prestado la misma atención que Ray Wise a la carretera.

Zombies Party (2004)

ZombiesParty

‘Zombies Party’ fue la carta presentación de un coloso freak como Edgar Wright. Funciona como comedia romántica, como bromance (gloriosa la pareja Simon Pegg-Nick Frost) y como película de zombies. Está repleta de momentos descacharrantes -dos amigos discutiendo sobre qué vinilos de su colección salvar o lanzar para defenderse de un ataque- e incluso brillantes -un plano secuencia en el que el protagonista sale a la tienda del barrio a comprar un refreso y no se da cuenta de la epidemia que sufre la ciudad-. ¿No hablaban todas las películas de zombies sobre la alienación? Brutal.

Arrástrame al infierno (2009)

ArrastrameAlInfierno

Sam Raimi, en los altares del terror juguetón por vomitar la trilogía ‘Posesión infernal’, demostró que seguía en forma en el noble arte de contagiar la risa nerviosa entre el público. Risa porque en esta cinta de maldiciones gitanas y bizarros exorcismos hay momentos cartoon dignos del Tex Avery más inspirado, y nerviosa porque la acumulación de sustos a todo volumen es inconmensurable. Una locura divertidísima que hablaba sobre nuestros días (la crisis económica, el miedo al compromiso) echando la vista atrás a la serie B de otro tiempo.

Tucker & Dale contra el Mal (2010)

TuckerYDaleContraElMal

¿Y si los paletos de ‘Defensa’ sólo querían hacer amigos pero no sabían cómo y se pasaron de intensos? Una serie de tronchantes y violentos malentendidos hacen creer a unos excursionistas que dos pobres tipos que han ido a pescar son dos psicópatas a la altura de Jason Voorhees. Un slasher dado la vuelta, eso es la infravalorada ‘Tucker & Dale contra el Mal’. Para aplaudir y que salpique la sangre.

La cabaña en el bosque (2012)

Lacabañaenelbosque

“Crees que conoces la historia”. Su frase promocional suena a reto. Y lo es. Apoyada sobre una premisa tópica (un grupo de adolescentes que pasa el fin de semana a una cabaña), utiliza el lenguaje de ese cine de psicópatas con máscara y lo retuerce hasta una subversión que abraza la oscura sorna. ‘La cabaña en el bosque’, un caramelo envenenado del que mejor no saber nada sobre su sabor, arma un inteligente homenaje al cine de terror y sus distintas vertientes (los monstruos, las conspiraciones…) regalando al horror fan una traca final memorable. Es la fiesta de Halloween que jamás te querrías perder.

Big Bad Wolves (2013)

kinopoisk.ru

Personajes de dudosa moralidad que escupen amenazas rimbombantes, imaginativas torturas de mal gusto, venganzas imposibles… Y hasta chistes sobre pedofilia. Claro, Quentin Tarantino llegó a afirmar que esta barrabasada israelí era la mejor película del año 2013. Reconocerse a uno mismo en otra película debe de ser fascinante. También lo es asistir a este macabro juego de gatos y ratones a propósito de la aparición del cadáver de una niña. Estilizada y con un humor tan negro como afilado.

Lo que hacemos en las sombras (2014)

LoQueHacemosEnLasSombras

¿Un falso documental sobre amigos vampiros que llevan compartiendo residencia por los siglos de los siglos? ¿Cómo no se nos ocurrió antes? Ya os hablamos sobre ellos en nuestra lista de películas para combatir la resaca, y es que la batería de gags en estado de gracia y lo inverosímil de la propuesta la han convertido en una cinta de culto. Desde problemas de vestimenta a la hora de entrar en los garitos hasta un memorable vacile a un equipo policial durante el registro a la mansión de los horrores, la dificil y eterna existencia de Viago, Deacon y Vladislav se antoja necesaria. Como si a los vampiros de ‘Sólo los amantes sobreviven’ les alegrara existir.

La visita (2015)

LaVisitaShyamalan

M. Night Shyamalan pasó de ser bautizado por la crítica como “el nuevo Hitchcock” a ser defenestrado e incluso vilipendiado en apenas unos años. ¿La culpa? Un ego que le llevó a tomarse demasiado en serio su cine (y a él mismo) y malas decisiones que desembocaron en cosas como ‘Airbender, el último guerrero’ o ‘After Earth’. ¿La solución? Reconciliarse con el cine haciendo una película pequeña en la que recrearse con unos pocos elementos y un puñado de trucos de artesano. La pareja de abuelos que recibe a unos hermanos con cámara en mano brinda escenas entre el pasmo (descomunal la partida al juego de mesa) y el humor incómodo (esos pañales…). Otras apuntan directamente al miedo, desde sustos facilones hasta el terror más trabajado. Es la película de un autor intentando encontrarse a sí mismo de nuevo; es Shyamalan contra Shyamalan. Y gana el espectador sin prejuicios.

Artículos relacionados

1 Comentario

  • Responder
    Las 20 películas más esperadas de la temporada - Búfalo Magazine
    15 diciembre, 2016 at 3:31 pm

    […] por alto la reivindicable y juguetona ‘La visita’? Entonces os lo gritamos: M. Night Shyamalan, profeta del mal rollo, ha vuelto. Lo confirma con […]

  • Comentar