Listas

Las 7 mejores películas de metraje encontrado

La cámara es un personaje más. De hecho, es el más importante. Las imágenes que capta son el testamento de todos los protagonistas. Y sin manipulación ni punto de vista de un intermediario, sus historias llegan al espectador, ansioso de hiperrealidad en primera persona. Grabaciones encontradas en el lugar del crimen, archivos de vídeo que llegan a una redacción, material audiovisual desclasificado, cintas caseras… ‘Holocausto Caníbal’ fue la primera en dar al REC para pervertir el documental con esta técnica; ‘El Proyecto de la Bruja de Blair’ lo popularizó. Youtube y sus acólitos hicieron el resto. Éstas son las mejores películas de metraje encontrado o found footage.

Ocurrió cerca de su casa (1992)

ocurrio-cerca-de-su-casa

Desde Bélgica, con amor, y en granulado blanco y negro. Ben es un asesino en serie al que le acompaña un equipo de grabación. Entre la simple provocación y el siempre complejo humor macabro, se cuelan escenas brutales. Tras un asesinato, éste le pregunta al equipo: “¿a qué película francesa os ha recordado?” Escandalizó el mismo año que ‘Reservoir Dogs’; violencia low-cost para sibaritas.

El proyecto de la Bruja de Blair (1999)

proyecto-de-la-bruja-de-blair

Costó 22.000 dólares y recaudó más de 240 millones. Echen cuentas; el sueño de cualquier estudiante de cine. Una espectacular campaña de marketing que incluía carteles con información de los supuestos excursionistas perdidos, aciertos en la dirección de actores (apenas conocían el guión, las indicaciones eran mínimas y deliberadamente equívocas) y una escena final redonda y efectiva fueron sus principales aciertos. El Siglo XX moría; el cine ya podía ser viral.

REC (2007)

rec

“Pablo, grábalo todo. Por tu puta madre.” Un chute de adrenalina sin salir de tu comunidad de vecinos. Más quisieras poder salir; aquí no te dejan ni dar la luz. ¿Zombies, infectados o ninguna de las dos? Qué más da, la Niña de Medeiros va directa al imaginario patrio con solo unos pocos minutos de presencia terrorífica. A los yanquis les gustó tanto que hicieron la suya propia; nosotros la convertimos en divertida saga.

Monstruoso (2008)

cloverfield

Este trío era de ases, tenía que salir ganador: Matt Reeves, Drew Goddard y J.J. Abrams. Lo mejor del producto final, eso sí, era el envoltorio. Abrams, como Spielberg, empezaba a dejar su impronta más como productor que como director: easter eggs para los alumnos aventajados, tráilers que escondían al monstruo, internautas con las expectativas encendidas… Nueva York es devastada y nosotros sin plano general; delicioso.

The Sacrament (2013)

The-Sacrament

La masacre de Jonestown sirvió a Ti West de inspiración para introducir a unos periodistas de investigación en una extraña secta cristiana. Y con ellos vamos descubriendo mientras se acrecenta la tensión poco a poco, como le gusta a su director, que en esa comuna hay algo que falla. El que no falla es un terrorífico Gene Jones como gurú radical. Siempre tiene más mérito acojonar a plena luz del día.

El futuro (2013)

El-Futuro

Grabaciones caseras de una noche de fiesta que parecía mágica; era 1982 y el futuro había llegado. Dónde quedó con el paso del tiempo es un enigma, quizá circular. Cigarrillos encendidos, conversaciones etílicas, flequillos, música de culto. La propuesta es radical, casi imposible: cine político, cine experimental, cine kamikaze. Aún hay futuro.

Creep (2014)

 Creep

En un estricto sentido laboral, el sector audiovisual se encuentra en un estado verdaderamente terrorífico. Que se lo digan si no a Aaron, que acepta una misteriosa oferta por la que ganará 1.000 dólares al día. Sólo tiene que grabar los quehaceres de un solitario y peculiar tipo (¿cuándo conocerá el gran público las bondades de Mark Duplass?) en su casa de campo. Imposible no acordarse de ese juego indoor del gato y el ratón que es ‘La huella’ mientras uno disfruta de ese regalo que tanto aprecian los amantes de las comedias de terror: la risa nerviosa.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar