Listas

Las 6 mejores películas para disfrutar de la fiesta del cine 2016

Vuelve ‘La Fiesta del cine’. Una edición más para evidenciar la preocupante brecha entre la industria y quien la impulsa, los espectadores. Ninguno hace autocrítica, simplemente esperan citas así para sacarse mutuamente los colores. Unos, llenando las salas, otros, llenando las salas. Al final, el cine gana, y eso siempre es bueno. Pero no cambia nada. ¿Algo tiene que cambiar? Es obvio que las cifras de espectadores, hasta 2015, cayeron en picado. Y la estabilización no es más que un parche a corto plazo. Sin aludir al modelo comercial de aglutinar el capital en cada vez menos proyectos, que se reparten un pastel con cada vez menos trozos, los espectadores han perdido educación cinematográfica. No hablamos de los nuevos modelos de consumo audiovisual como principal problema, sino a una educación en la que escasean los valores artísticos y la praxis de ‘ir al cine’. Los distribuidores y exhibidores, a lo suyo, parcheando con promociones unos injustificables precios que afirman no poder tocar. Y mientras, a todo esto, el Estado sigue ganando más de dos euros por entrada. Desalentador panorama en el que sufre, como siempre, quien menor culpa tiene, en este caso las películas. Los búfalos, al margen de todo esto, queremos recomendaros las 6 películas que, para nosotros, mayor calidad tienen de las que poblan la cartelera esta semana. Sobre todo, disfrutad.

Tarde para la ira

tarde-para-al-ira

Contundencia cinematográfica. Hay una brillantez sobria en la ópera prima de Arévalo. En uno de los grandes debuts del cine español, la innegable referencialidad de la cinta no conduce hacia ‘La isla mínima’, no es tan obvia, sino a Carlos Saura y su cine seco, su cine contundente. Antonio de la Torre, tan inconmensurable como siempre, refuta esa sequedad con una escopeta de caza, sencillo mecanismo, contundente resultado. El mejor sonido directo que recordamos en el cine rural, porque los escopetazos aturden, los personajes y la historia, secan. Hay sencillez en su brillantez, hay simplemente contundencia. El retrato patrio que mezcla costumbrismo con barbarismo, con peculiridad y raíz. Somos ira.

Fuego en el mar

fuocoammare-fuego-en-el-mar

Fue incluida en nuestra lista de las 15 películas más estimulantes del 64 Festival de San Sebastián, principalmente por alzarse con el Oso de Oro en Berlín. Pero, en la práctica, cualquier expectativa fue demolida por su peculiaridad. No se me ocurre mejor contexto posible para disfrutar de ella que tras el éxito de ‘Astral’, de Jordi Évole. En este caso, la dramática situación de Lampedusa, y los miles de inmigrantes que llegan en inhumanas condiciones cada día, sirven al regista italiano Gianfranco Rosi para representar un costumbrismo de conciencia social. En su extrañeza, por mezcla de tonos y situaciones, reside su gran virtud, la de no provocar indiferencia. Valiosa forma de concienciar. Ese niño, impulsen su carrera por favor.

Elle

elle-isabelle-huppert

Exaltación erótico-felina del provocador Paul Verhoeven. La oscarizable y colosa Isabelle Huppert interpreta a una gélida ejecutiva del mundo de los videojuegos que fantasea con su propio acosador tras una violación. Punto de partida que lastra sus opciones en una sociedad de sensibilidades ante lo ficticio. La representación se tacha de vanaglorización, cuando simplemente estamos ante uno de los retratos más aterradores de los últimos años. Asusta cómo esperamos a que todo suceda, a que se desencadene la tormenta, sin tener claro qué hay de magnético en ella. Mientras esperamos, iremos cerrando las contraventanas…

La fiesta de las salchichas

Teresa (Salma Hayek), Brenda (Kristen Wiig), Barry (Michael Cera), Frank (Seth Rogen), Lavash (David Krumholtz) and Sammy (Edward Norton) in Columbia Pictures' SAUSAGE PARTY.

Seth Rogen y Evan Goldberg, descendientes aventajados de la factoría Apatow responsables de comedias como ‘Supersalidos’, ‘Juerga hasta el fin’ o ‘The Interview’, lideran un proyecto tan bizarro como gamberro: una película de animación para adultos en la que un equipo de productos de supermercado (desde salchichas obsesionadas con el sexo hasta panes de pita racistas) se enfrenta a una terrible verdad: los humanos no son dioses que les transporten al paraíso sino despiadadas y glotonas máquinas de destrucción. El recital de chistes zafios, bromas sexuales y humor caústico (imparable la burla hacia las religiones) es un disfrutable disparate lisérgico que debería evitar que fueras con los más pequeños al cine.

El porvenir

lu0znhh

Asistir a la madura ‘El porvenir’ supone un doble placer. El primero de ellos es el dejarse llevar por la sensibilidad de uno de los mejores directores jóvenes de los últimos años: la francesa Mia Hansen Løve, que tras maravillas como ‘El padre de mis hijos’, sigue buscando el lado más humano de personajes puestos a prueba por su sino sentimental. Aquí, el de una profesora que se replantea su existencia tras descubrir la infidelidad de su marido y adquirir consciencia de sus fracasos vitales. El segundo de los placeres consiste en volver a contemplar la luminosa y compleja interpretación de una actriz descomunal llamada Isabelle Huppert. ‘El porvenir’, inteligente, elegante y sofisticada, es una de las mejores películas del año.

Verano en Brooklyn

little-men-sundance-verano_brookn%cc%83yn

Niños contra adultos, expectactivas contra realidad: la vida moderna contra todos. La singular, cándida y casi tímida voz del director Ira Sachs nos vuelve a envolver tras la potente ‘El amor es extraño’. ‘Verano en Brooklyn’ es una de esas películas pequeñas pero vivas que iluminan la cartelera en contadas ocasiones. Dos chavales entablan amistad a la vez que sus respectivas familias se enemistan por el arrendamiento de un local. El resultado es una sincera y bonita reflexión sobre la pureza de la infancia.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar