Listas

Los 10 mejores biopics del siglo XXI

marieantoinette

Qué pereza, ¿verdad? El cine celebra todos los años, con especial efervescencia durante la temporada de premios, la fiebre de los biopics. Sus historias bigger than life, su tendencia al melodrama más rancio, sus estrellas caracterizadas (con más o menos suerte) en búsqueda de reconocimiento, la querencia por el amarillismo y la turbiedad de las vidas privadas de sus protagonistas o la previsibilidad de sus mecánicas narrativas han llevado al biopic a convertirse casi en un subgénero envenenado por sus propios tics. Sin embargo también se crean adaptaciones biográficas que se alejan de los lugares comunes, que trasladan la esencia de las vidas de sus héroes y heroínas con todo el poderío del lenguaje audiovisual, que no subrayan sino que sugieren, que no sólo muestran sino que también deforman la realidad según cómo la vea un compositor musical esquizofrénico, un agente de bolsa sin escrúpulos o un dibujante de cómics deprimido. Los buenos biopics no sólo relatan la vida de una persona, también su tiempo y su lugar. Y no importa el siglo ni el país en el que nazca y se desarrolle su relato, los buenos biopics siempre hablarán de nosotros, de ahora. Ah, y recuerden amantes de lo verídico: el cine es un lugar mágico similar al lejano Oeste. Citando al periodista de ‘El hombre que mató a Liberty Valance’: en el Oeste, cuando la leyenda supera a la verdad, publicamos la leyenda”. Éstos son los 10 mejores biopics del siglo XXI:

Antes que anochezca (2000)

antesqueanochezca_bardem

La de Reinaldo Arenas, escritor perseguido durante la Revolución cubana por su homosexualidad y por su libertad artística, es una de esas vidas malditas tan trágicamente hermanadas con la literatura. A él le salvaban los arrebatos provocados por la belleza fugaz (la lluvia, los hombres, los recuerdos de su infancia…) y los fogonazos de creación al hacerle el amor a su máquina de escribir. ‘Antes que anochezca’, película de una sensibilidad y un poderío visual desarmantes, sirvió para reivindicar la obra del cubano, para recordar la vergüenza del exilio y también para que el mundo entero posara su mirada sobre un actor: Javier Bardem.

El pianista (2002)

elpianista_adrienbrody

“Los primeros alemanes que vi eran soldados que marchaban por Varsovia. ¿Recuerda la secuencia de ‘El pianista’? Es exactamente como yo lo viví. Los mirábamos, y muchos les volvieron la espalda. Mi padre estaba a mi lado y me dijo en polaco: “esos cabrones, esos cabrones…” Sin duda Roman Polanski podía comprender el calvario que sufrió su compatriota Wladyslaw Szpilman, brillante pianista que sobrevivió a la invasión nazi ocultándose y malviviendo entre las ruinas de su ciudad. Spielberg coloreaba su ‘Lista de Schindler’ con el abrigo rojo de una niña; Polanski abre el plano y termina convirtiendo a su protagonista en una diminuta mota negra en medio de la nada que causa el horror.

American Splendor (2003)

Americansplendor_giamatti

Hay muchas formas de rebelarse contra tu entorno. Una de ellas es acumular tal nivel de frustración, desidia y asco que acabes explotando y escribiendo tiras sobre tu horrible vida. Harvey Pekar, un tipo común en una América gris lo hizo: afiló los puntiagudos ángulos de esa cosa incómoda a la que llamamos humor negro y se convirtió con su obra en un emblema de la cultura alternativa yanqui. La ácida ‘American Splendor’ es un collage de realidades ordinarias y ficciones igual de derrotistas. Sociópatas, antes de pasar por ‘Louie’, conozcan al malhumorado Pekar.

María Antonieta (2006)

mariantonieta_coppola

La princesa María Antonieta celebra su dieciocho cumpleaños en Versalles. Familiares, miembros de su cohorte, aristócratas y amigos se deleitan admirando fuegos de artificio, comiendo enormes pasteles, bebiendo y bailando. No suena música de cámara; suena ‘Ceremony’ de New Order. Antes lo han hecho canciones de The Radio Dept., Bow Wow Wow, Air o The Cure. Así de snob y arriesgada es Sofia Coppola, a la que el gobierno francés permitió rodar su película – todo un deslumbre sensorial – en el mismo Palacio de Versalles tras un concesión especial. María Antonieta, una rock-star del Siglo XVIII presa ¿inocente? de un mundo de fantasía, no pone de acuerdo a los historiadores sobre si su comportamiento frívolo ayudó a alentar la furia de los revolucionarios que cortarían su cabeza. No podemos culpar a Sofia, la hijísima de Hollywood, por verse reflejada en ella.

Control (2007)

control_antoncorbijn

He estado esperando la llegada de un guía para que me cogiera de la mano/ ¿podrán estas sensaciones hacerme sentir los placeres de un hombre normal?” Ian Curtis, el chico ausente de Manchester al que le gustaba Kafka y que padecía epilepsia, nunca escribió letras normales para su grupo Joy Division. ¿A quién le enteresan las letras normales? El biopic de una de las leyendas más herméticas y misteriosas de la música es tan triste, pesimista e hipnótico como un tema de su grupo. Anton Corbijn elige el mismo devastador blanco y negro que ya utilizó años atrás para fotografiar a la efímera banda. Directo, ensordecedor, brutal.

Persépolis (2007)

2007_persepolis

¿Biopic? Sí. ¿De animación? Claro. Marjane Satrapi traslada a la pantalla su novela gráfica autobiográfica con el mismo encanto visual y ojo crítico. El autorretrato de su infancia y adolescencia en Irán (Revolución islámica de por medio) no sólo es maravilloso como cuento de madurez sino también completo como reflexión política y sociológica de su país. La crítica más personal, dura y sincera al totalitarismo de cualquier signo vino en imaginativo blanco y negro, y de la mano de una niña con velo a la que le gusta ABBA.

La escafandra y la mariposa (2007)

laescafandraylamariposa

Jean Dominique Bauby era editor de la revista ELLE. A los 43 años, un ataque cerebrovascular le arrastró al conocido como síndrome del enclaustramiento. Sólo era capaz de mover su ojo izquierdo. A través de un sistema por el que indicaba la letra que deseaba utilizar mediante parpadeos, consiguió escribir las memorias de su vida. Que una película sobre un hombre encerrado en sí mismo de manera tan trágica muestre tanta vitalidad y libertad se lo debemos en gran parte al lirismo y la sofisticación técnica del director Julian Schnabel. Imaginativo e inspirador pedazo de cine.

El lobo de Wall Street (2013)

WolfOfWallStreet_dicaprio

Scorsese leyó la autobiografía del broker reconvertido en gurú del éxito Jordan Belfort, calculó y le salieron las cuentas. Con ‘¿Quién llama a mi puerta?’ y ‘Malas calles’ situó a dos jóvenes ante el vértigo que otorga el poder de pertenecer a una pequeña banda de matones, con ‘Uno de los nuestros’ mostró la expansión cual metástasis de esas bandas que se iban apoderando de negocios y conquistando barrios, con ‘Casino’ la mafia comenzó a gobernar ciudades enteras. Inevitablemente, con ‘El lobo de Wall Street’ ya gobernaban el sistema financiero, el corazón del imperio. Es la historia del capitalismo contada a través de los gángsters. Tuvo que venir un señor de 70 años para perpetrar la película más desfasada, gamberra y escandalosa de los últimos tiempos; una sátira sin control que se ríe de nosotros al restregarnos (memorable plano final) uno de los males de Occidente: el culto al dinero, a cualquier precio.

Love & Mercy (2014)

love-mercy_pauldano

‘Love & Mercy’ es una película partida en dos, como la propia historia de los Beach Boys, como la propia personalidad de Brian Wilson, su alma máter. A un lado el surf, el sol y los éxitos musicales, al otro la familia disfuncional, las drogas y la brutal presión por alcanzar no ya el triunfo sino la perfección. Un Wilson joven e inspirado (inquietante, como siempre, Paul Dano) en la cresta de la ola frente a un Wilson crepuscular (reivindicable John Cusack), preso de los fármacos. Sólo por la apasionada recreación de la grabación de esa obra maestra llamada Pet Sounds y por sus interpretaciones la película se sostendría, pero hay más: es asistir al reverso de un verano que parecía eterno.

Mr. Turner (2014)

mr_turner_pelicula

Apenas necesitaba unas pinceladas para sugerir la bruma de un atardecer en el río, el humo espeso de un lejano tren a vapor o la fiereza de una ola en alta mar. Turner fue uno de los precursores del impresionismo, sí, pero también un hombre profundamente afectado por la muerte de su padre, por sus propias contradicciones, y por las burlas del público y buena parte de sus compañeros de profesión. ‘Mr. Turner’ no sólo es una imponente inmersión en el universo artístico de luces y contrastes del genio sino también la deconstrucción de un personaje fascinante y oscuro.

 

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar