Listas

Los 10 mejores videoclips de grandes directores de cine

Algunos curtieron su imaginario visual con ellos antes de pasearlo por las pantallas de cine, otros hicieron el camino inverso y gozaron de su libertad creativa. Hay directores que lo han hecho por amor, otros por melomanía. También, por supuesto, hubo meros encargos por dinero. A continuación os presentamos nuestros 10 videoclips preferidos dirigidos por grandes del séptimo arte; diez potentes cápsulas audiovisuales en las que la imagen se pone al servicio exclusivo de la música y la reverencia hasta límites que (nosotros, por lo menos) no conocíamos.

John Landis – Thriller (Michael Jackson, 1983)

Con un presupuesto desorbitado (500.000 dólares) para el producto en aquella época, el de ‘Thriller’, de 14 minutazos, es sin duda un videoclip catredalicio. Dos años después de rodar la joya ‘Un hombre lobo americano en Londres’, Landis volvía a reunirse con el maestro del maquillaje Rick Baker para celebrar nuestro amor por el cine de terror. La voz de Vincent Price, la icónica chaqueta roja de Michael Jackson (prueba a ponértela tú a ver si te queda bien), el baile zombie… Probablemente, el videoclip más famoso de la historia. Seguramente, el más importante: fue el primero en añadirse a la exquisita Biblioteca del Congreso de Estados Unidos.

Martin Scorsese – Bad (Michael Jackson, 1987)

¿Hortera? Algo. ¿Excesivo? Claro, también. 18 minutos en los que Michael Jackson y Martin Scorsese unieron fuerzas para sacarse de la chistera un historieta de bandas callejeras y redenciones con ‘West Side Story’ como columna vertebral. La coreografía es absolutamente espectacular, el villano es un joven Wesley Snipes y el vestuario es otro delirio ochentero de esos que sólo el rey del pop se puede permitir. No intentéis emular este videoclip si recibís alguna amenaza en el metro.

Anton Corbijn – Heart-Shaped Box (Nirvana, 1993)

Corbijn comenzó su carrera profesional como fotógrafo musical y posterior realizador de videoclips y escenógrafo antes de dedicarse al cine. Trabajó para bandas de renombre como Joy Division, Depeche Mode o U2. Este alucinado videoclip es lo más cercano que estaréis de introduciros en una pesadilla de Kurt Cobain. Hay cuervos que hacen coros, fetos humanos que cuelgan de ramas y hasta un cadavérico Papá Noel crucificado. Grunge onírico de indudable autenticidad.

David Fincher – Love is Strong (The Rolling Stones, 1994)

Ha sido dificil escoger sólo uno de los más de 50 videoclips que David Fincher ha dirigido en toda su carrera, pero ver a un Keith Richards del tamaño de la mujer de 50 pies esparcir sus riffs por Nueva York nos ha convencido. Como todo lo que dirige el norteamericano, la pieza es de una perfección técnica apabullante, con una idea central sencilla pero arrolladora.

Jonathan Glazer – Karma Police (Radiohead, 1996)

Antes de dirigir una de las películas de ciencia ficción más hipnóticas y subyugantes (‘Under the Skin’), Glazer ya iba dejando destellos de su fuerza tras la cámara con videoclips como este enigma para Radiohead, ya de por si crípticos en su brillantez. Con reminiscencias a la ‘Sangre fácil’ de los hermanos Coen, el videoclip parte de una cámara subjetiva realmente inquietante (¿quién conduce el coche y por qué?) para demostrarnos una verdad que nosotros ya sabíamos: que Thom Yorke podría ser una estrella del cine indie, pero probablemente no le apetece.

Paul Thomas Anderson – Paper Bag (Fiona Apple, 1996)

Paul Thomas Anderson le regaló a su entonces pareja sentimental Fiona Apple este alarde de clasicismo y clase. Todos los detalles, desde el vestuario hasta el precioso hall, desde la cálida paleta de colores y la coreografía de los niños hasta los escandalosos movimientos de cámara y las miradas de Fiona bailan en sinfonía maravillosa para entregarnos esta carta de amor. De maestro.

Spike Jonze – Weapon of Choice (Fatboy Slim, 2000)

Seguramente, el mejor director de videoclips, punto. Por su originalidad, por su búsqueda constante de nuevas formas de expresión, por su eclecticismo y por su derroche de coolness. El realizador de ‘Cómo ser John Malkovich’, ‘Donde viven los monstruos’ o ‘Her’ posee videoclips mejor rodados y narrativamente más ricos, pero ninguno de ellos es una oda al carisma eterno de Christopher Walken. En serio, esto es simplemente Christopher Walken en traje bailando por un hotel vacío. No hay más. ¿Quién necesita más?

Michel Gondry – Star Guitar (The Chemical Brothers, 2002)

Dadle el play y comprobad cuánto tardáis en daros cuenta de que este vídeo no es simplemente un paseo en tren. Michel Gondry (‘Olvídate de mí’, ‘La ciencia del sueño’) hace música con farolas, postes, automóviles, edificios, estaciones, torres… La vida es un ecualizador; todo un prodigio formal.

Mark Romanek – Hurt (Johnny Cash, 2002)

Hoy me he herido a mí mismo/para ver si aún sentía algo“. Los versos no los escribió Cash, pero pocas veces un artista hizo tan suya una obra ajena. El montaje que le dedica el director de ‘Retratos de una obsesión’ y ‘Nunca me abandones’ es verdaderamente emocionante; el repaso a la existencia de un Cash crepuscular, como una deidad ya apenas sin vida en su última cena, a través de grabaciones familiares, fotografías y recuerdos. El predicador del country moriría apenas un año después de filmarlo.

Sofia Coppola – I Just Don´t Know What To Do With Myself (The White Stripes, 2003)

Guitarrazos y lamentos porque uno no sabe qué hacer ni consigo mismo. Y de regalo, la belleza de lo gratuito. Sofia Coppola pone a la top model Kate Moss a dar vueltas en una barra americana a ver si da con la solución. Caliente, caliente y en caprichoso blanco y negro.

 

 

 

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar