Listas

Los 7 mejores papeles de Tom Cruise

Uno puede adivinar el éxito de su carrera simplemente observando cómo va corrigiéndose su dentadura: aquella imposible de ‘Rebeldes’ a esa digna de anuncio de dentífrico en ‘Jerry Maguire’. Otra opción es echar un leve vistazo a su currículum: Coppola, Scorsese, Spielberg, Kubrick, Paul Thomas Anderson, Brian De Palma, Ridley Scott, Oliver Stone. A un lado su gusto por los potenciales taquillazos y los papeles fáciles, su controvertida apuesta por la Cienciología y su extraña vida privada, al otro una profesionalidad encomiables, títulos emblemáticos a costa de una presencia magnética en pantalla, y esa agridulce sensación de que rinde por debajo de sus posibilidades. Tom Cruise encarna una forma de entender el cine y la actuación casi caduca, solo reservada para las grandes estrellas del Hollywood dorado, con sus películas hechas a medida cual traje, y con el respetable esperando en la butaca a ver ya no a un personaje sino a un emblema. “Es oro puro” – no lo decimos nosotros, se lo chivó Billy Wilder a Cameron Crowe en una de sus charlas – “se parece a Cary Grant; hace fácil lo dificil”. Éstos son los 7 mejores papeles de Tom Cruise:

Risky Business (1983)

El joven Tom demostraba que podía echarse a la espalda una película entera y salir convertido en icono adolescente. Sin pantalones pero con las Wayfarer encima, sin padres en casa pero con el tocadiscos encendido. Nadie alcanzará la gloria siendo virgen. ‘Ir a perderlo y perderse’ se le quedó corta; se redimió con ésta. “Sometimes you gotta say what the fuck… What the fuck gives freedom.”

RiskyBusines

El color del dinero (1986)

En los años 80, él puso cara a los chicos de la era Reagan: soñadores, emprendedores, guapos, profesionales y con suerte. También canallas, altivos y descarados. Ni códigos rojos, ni cocktails, ni academias del aire; nos quedamos con su versión más callejera. Aunque la secuela de ‘El buscavidas’ se quedara lejos de la original, Scorsese montó alrededor del billar una pugna generacional (Tom Cruise vs. Paul Newman) por la hombría. El baile gustándose a sí mismo mientras suena Warren Zevon es uno de sus greatest hits.

ElColorDelDineroTomCruise

Nacido el 4 de julio (1989)

Su primera nominación al Oscar cumplía con los tres tópicos que más enamoran a la Academia: biopic (inspirada en la historia de Ron Kovic), discapacidad y mutación física. Sólo por la escena en la que Cruise despierta a todo el vecindario ante su mojigata familia maldiciendo que sus piernas y su sexo se apagaron en alguna olvidada batalla de Vietnam merecía el esfuerzo. Segunda entrega en forma de azote a la América moderna por parte de Oliver Stone.

NacidoEl4deJulioCruise

Misión Imposible (1996)

Parodiado hasta la saciedad, Cruise sabe que es el mejor aguantando ondas expansivas. Esta resurrección del éxito televisivo de los 60s es su saga. A su medida, con todas las consecuencias. De Palma juega a quedarse en medio de la modernidad de los gadgets y el antiguo encanto de las viejas películas de espías. Aún sigue siendo rentable retorcer la fórmula.

misionimposible1

Eyes Wide Shut (1999)

Para su póstuma (y brillante) disección del matrimonio, el genio Kubrick escogió al más célebre del momento: Nicole Kidman y Tom Cruise. Éste, con nocturnidad y alevosía, se deslizaba por un exquisito juego nocturno de máscaras, orgías y mansiones sin enterarse de casi nada. Claro, un año después ya se estaban divorciando.

EyesWideShut

Magnolia (1999)

¡Soy Batman!” le grita chulesco, en ropa interior, a una periodista antes de ser entrevistado, “te estoy juzgando en silencio” le escupe minutos después tras una pregunta incómoda, “¡no te mueras, cabrón!” le suplica finalemente entre sollozos un gurú profesional del ligoteo a su olvidado padre… Las líneas las firma Paul Thomas Anderson, que entre ranas, canciones de Aimee Mann y almas perdidas por la gran ciudad, le regaló su mejor papel. Para la posteridad.

magnliaTomCruise

Al filo del mañana (2014)

Fue uno de los sleepers del 2014, una suerte de Día de la Marmota en forma de videojuego bélico para demostrar que Cruise aun tenía gancho en taquilla, buen ojo para proyectos originales y capacidad para salvar el mundo de otra invasión alienígena.

alfilodelmañana

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar