Listas

20 óperas primas que iluminaron el Siglo XXI

En el cine, como en el resto de las artes, se necesita bagaje para alcanzar la perfección, ¿o no? No es ni mucho menos una sentencia, ni siquiera pretende ser una certeza, sin embargo, es cierto que una gran mayoría de directores han logrado la excelencia en la madurez de sus carreras cinematográficas. Aun así, hay muchísimos casos en los que directores jóvenes –o no tanto- han irrumpido en el sector con auténticas perlas. En el encabezado podréis ver la edad que tenían los directores en la fecha de estreno comercial de la película.

Amores Perros (2000) Alejandro González Iñárritu – 38

amores-perros

Delicia coral que situó a Iñárritu en el mapa. Que detrás de lo más interesante de Hollywood en la actualidad sea obra de un mexicano se debe, en gran medida, a este maravilloso primer trabajo. La dificultad de este tipo de historias reside en el desigual interés entre cada una de las piezas que engrasan la obra. Iñárritu y un gran guión de Arriaga solventaron esto cediendo independencia narrativa a cada una de esas historias y uniéndolas con pequeños detalles. El amor, la desesperación o la soledad son temas brillantemente retratados en cada una de esas historias.

Donnie Darko (2001) Richard Kelly – 26

donniedarko

Rica en la forma de expresar todo aquello que su protagonista experimenta, tiene su mayor potencial en cómo refleja sus alucinaciones. Desconcertante por el ritmo de una historia que se va deformando progresivamente. No llega a ser el estallido que habría acabado por hacerla una película memorable, pero es una gran ópera prima que confirmó que Jake Gyllenhaal tenía un talento explosivo. El tiempo no ha hecho más que confirmarlo.

Pequeña Miss Sunshine (2006) Jonathan Dayton y Valerie Faris – 49/48

pequeña-miss-sunshine

La mejor virtud de una de las mayores obras (en cuanto a premios) que ha dado el cine independiente americano en los últimos años es, sin duda, su nobleza. Detrás del retrato de una familia desestructurada y el relato sobre cómo estamos encadenados al ideal de belleza, hay una historia noble en cuanto a los sentimientos de los personajes. No están sometidos a la historia y al mensaje que hay de trasfondo, sino que, la película delega todo en la ternura con la que una familia atípica comparte un viaje de autodescubrimiento. Maravillosa.

La vida de los otros (2006) Florian Henckel von Donnersmarck – 33

la vida de los otros

Sorprendentemente excelente. Es una joya que recorre emocionalmente la Alemania dividida, la Alemania deshermanada y la Alemania fría y descorazonada. No existe una aproximación tan desgarradora de lo que pudo vivirse en aquella época. Conmocionante y perturbadora, el recorrido se erige como uno de los in-crescendos más sutilmente narrados de los últimos tiempos.

El orfanato (2007) Juan Antonio Rayona – 32

elorfanato

No necesita presentación. Encumbró a Bayona, revitalizó el género en España, y nos aterrorizó a todos. Es una película inmensa, cargada de una tensión narrativa en perfecta armonía con una realización progresivamente asfixiante. Cada elemento en ella contribuye a que el ‘cine pequeño’ engrandezca y se libre de complejos. Coger el testigo de Amenabar – en cuanto a similitudes propias del género se refiere- y volver a sorprender a Hollywood con sus propias historias, maravillo tanto a la crítica como al público. Con un modesto presupuesto, logró una recaudación superior a los 70 millones de euros.

Shotgun Stories (2007) Jeff Nichols – 29

Shotgun-Stories

El descarado de Jeff Nichols se presentó como un salvaje de gatillo rápido con un thriller incómodo. No se paró a preguntar si queríamos las imágenes grabadas a fuego en la retina. No llega uno a ser consciente de lo que está sucediendo hasta que no queda otra solución que la del disparo, que la del odio y la violencia desatada. Lo que no se manifiesta, lo que se contiene, acaba por estallar, y en Arkansas el estallido se sostiene por la culata. Hay un coloso, se llama Michael Shannon.

Los cronocrímenes (2008) Nacho Vigilando – 31

Los-cronocrimenes

Fragmentar, moldear y psicotizar el tiempo, y componer con ello uno de los mejores thrillers que ha dado el cine español en lo que va de siglo, solo podía ser obra de un genio. Tratándose de una ópera prima, el mérito de Nacho Vigalondo es tal que merece la calificación como película de culto. Cojan sus tijeras, enfoquen sus prismáticos, abanderen el rosa como color exponente de lo inquietante, y dispónganse a desatar el caos en el tiempo.

Hunger (2008) Steve McQueen – 39

michael fassbender hunger

Si tomamos por consenso que no existe un patrón de perfección en el cine (inabarcable debate), pero que hay elementos que, de manera técnica y objetiva, oscurecen o encumbran una película, McQueen se alzaría con el premio de esta lista al mejor debut. Son muchas las razones por las que sus películas incomodan (véase ‘Shame’ o ’12 años de esclavitud’), pero más allá de la controversia de su temática, está su delicadeza para abordarla y su destreza para adherirnos al sufrimiento de sus personajes. Este fue el punto de inflexión de la carrera de Fassbender, está inconmensurable.

Escondidos en brujas (2008) Martin McDonagh – 38

(l-r.) Brendan Gleeson and Colin Farrell star in Martin McDonagh's IN BRUGES, a Focus Features release.

Cierto es que Martin McDonagh había ganado prestigio con el Oscar a mejor cortometraje en 2005 (no os perdáis ‘Six Shooter’), y sus señas de identidad ya eran evidentes, pero no deja de ser su debut en un largometraje. Desencadenar infortunios entre una serie de carismáticos personajes fue lo que le acercó al estilo de Guy Ritchie. Las comparaciones no solo son inevitables, sino que son necesarias. El gran acierto fue acercar el magnetismo de Brujas a una narrativa extremadamente gozosa. Colin Farrel y Brendan Gleeson entusiasman. Hay películas que serían obligatorias tan solo por su escena final, esta es una de ellas.

Mary and Max (2009) Adam Elliot – 37

maryandmax

Porque películas como ‘Up’ han demostrado en la historia reciente que la animación no entiende de calificación por edades. Hay maravillas que dejan sin palabras, que vacían el ánimo para que el espectador lo recomponga uniendo pedacitos y se sienta así más fuerte, o no. Desgarra, hiela la sangre y, por último, enamora. Es, con total seguridad, una de las películas más bellas que –inexplicablemente- no se han estrenado en las salas de España. Lean entre líneas… la vida puede ser maravillosa.

Yo maté a mi madre (2009) Xavier Dolan – 19

yomateamimadre

Los críticos también repetimos fórmulas una y otra vez (véase ‘Birdman’). ¿Cómo acercarse a la excelsa ópera prima de Xavier Dolan sin caer en un patrón agasajador practicado –justificablemente- hasta el hastío? Difícil. El precoz cineasta canadiense es, probablemente, lo mejor que le ha pasado a este arte en los últimos años. Su inconfundible estilo, su apabullante talento visual, su capacidad para armonizar elementos y su desgarro experiencial, hacen de él una estrella que brilla con fuerza.

Distrito 9 (2009) Neill Blomkamp – 30

Sharlto Copley in TriStar Pictures' sci-fi thriller DISTRICT 9.

Este refrescante debut plagado de un humor ácido perfectamente contextualizado situó a Neil Blomkamp como uno de los directores de ciencia-ficción más prometedores. Infestar Johannesburgo de alienígenas y hacinarlos en un barrio de chabolas ofrecía muchas oportunidades, y el director sudafricano las aprovechó. Partía de una premisa estimulante y supo darle continuidad a la expectación que generó en torno a ella.

Blue Valentine (2010) Derek Cianofrance – 36

blue valentine

Tan simple como alternar la calidez y el vitalismo del inicio de una relación sentimental con la fatalidad y el desdén de su final. Tan complejo como hacer que la narración erosiva y corrosiva de la historia de amor fluya con pulso firme y estilo propio. Cianfrance impuso su nihilismo y cedió el protagonismo a su máximo exponente contemporáneo, un Ryan Gosling brillante. ¿Por qué embarcarse en un nuevo ‘Diario de Noa’? Porque es una película mejor en todos los aspectos.

Diamond Flash (2011) Carlos Vermut – 31

diamondflash

¿Cómo definir la película del mejor director que ha dado el cine español en años sin desconcertaros tanto como nosotros con su visionado? Si algo excede en Carlos Vermut es el magnético gusto por lo turbio. Decía otro Carlos, Boyero, que es “un raro en el mejor sentido el tal Carlos Vermut, un raro con talento” como si le molestase haber disfrutado con una ‘modernez’. Ese talento empieza desde la escritura de un guión brillante hasta la realización y puesta en escena de los idearios de una mente destinada a hacer cine con mayúsculas.

La cabaña en el bosque (2012) Drew Goddard – 37

From left to right: Curt (Chris Hemsworth), Holden (Jesse Williams), Jules (Anna Hutchison), Marty (Fran Kranz) and Dana (Kristen Connolly) in THE CABIN IN THE WOODS.

Deconstruir todo un género y engrandecer (o desvirtuar según se mire) su esencia, nunca había sido tan salvajemente divertido. La frase promocional que acompañó a la cinta no pudo ser más esclarecedora: “crees que conoces la historia, crees que conoces el lugar… no creas nada”. Y es que esa creencia nos iba a aventurar por un pasaje perfectamente reconocible hasta un pozo totalmente imprevisible. Thor (Chris Hearmsworth) protagonizando una cinta de culto, una película referente en el género de terror por ser una inteligente aproximación a los límites de su arquitectura. Brillante y “para todos los públicos”.

Searching for sugar man (2012) Malik Bendjelloul – 34

searching-for-sugar-man-1

Multipremiado en festivales, culminando su meteórico recorrido con el Oscar a Mejor Documental en 2012,  el debut del sueco  Malik Bendjelloul es mucho más que la película con la que todo melómano ha fantaseado en alguna ocasión. Es una historia que atrapa, sorprende, maravilla y, en última instancia, enamora. No hay mayor emoción, mayor prueba del calado anímico que evoca una película en los espectadores, que conseguir que éstos empaticen con un personaje hasta el punto de tararear sus canciones. La música de Sixto Rodríguez cobró la dimensión que realmente merecía. Prodigiosa de principio a fin. (Malik Bendjelloul falleció trágicamente en 2014)

El Impostor (2012) Bart Layton – ¿?

el-impostor

Todo un descubrimiento. Serviría como punto de partida para cualquier thriller o historia de ciencia ficción. Este documental no pasó desapercibido el año en que Searching for Sugar Man eclipsó todas las miradas. Es, como mínimo, meritorio. La historia en sí es completamente espeluznante, desde el momento en el que se plantea la premisa el desconcierto es absoluto, pero es la impecable factura lo que ayuda a que sea sobresaliente. Mantiene inteligentemente la tensión de principio a fin, hay talento en ella.

Coherence (2013) James Ward Byrkit – ¿?

coherence

Uno de los grandes ejemplos de cómo explotar prodigiosamente unos recursos limitados. No se engañen, esto de independiente tiene poco. Esto depende, y mucho, de una idea, de un concepto, de una premisa, que te mantendrá 90 minutos cuestionándote todo. Lo que empieza en una cena cordial acaba siendo una enredada discusión con cometa de por medio. No hay mucho más que decir que aporte algo, no lean sinopsis, no vean tráilers, simplemente gocen, si es su primer visionado, les envidamos.

Nightcrawler (2014) Dan Gilroy – 55

nightcrawler review

Que nos expliquen por qué Jake Gyllenhaal no estuvo nominado al Oscar por devorarse la pantalla. Esta sabrosa locura nos acerca a un Los Ángeles corrompido por el poder mediático. El debut de Dan Gilroy es oscuro, sucio, perverso y satírico, pero sobre todo, tremendamente magnético. Es un placer culpable seguir a un personaje de conducta tan reprochable y gozar con actos que sobrepasan la legalidad. La ética no importa, mientras tengan gps y móvil, Lou Bloom (Jake Gyllenhaal) les contratará como becarios.

Ex Machina (2014) Alex Garland – 44

ex machina

Valentía es lanzarse a dirigir en el género de la ciencia ficción minimalista. Sorprende el planteamiento pero impresiona por su desarrollo. Las bases del género no se erigieron sobre espectaculares efectos y mundos desconocidos, si no sobre la posible deformación de lo que está a nuestro alcance, de la perversión de nuestra propia raza y de lo que creamos. La inteligencia artificial  es una de las obsesiones de la ciencia ficción y, pese haber sido abordada en numerosas ocasiones, aquí hay tal delicadeza en los detalles, tal pormenorización de las magnitudes, que aterra y enamora al mismo tiempo.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar