Listas

Repartiendo hostias, 7 películas de artes marciales mixtas

mma-tom-hardy

En los últimos años hemos asistido al crecimiento de un nuevo arte marcial, o mejor dicho de varios. Las artes marciales mixtas (Mixed Martial Arts según sus siglas anglosajonas) no solo han causado impacto sobre el octógono o ring, sino también en el cine, un medio empleado para endiosar deportes de esta magnitud. Después de que artes marciales de origen chino (como el Sanda o el Wing Chung) estuvieran de moda en la década de los 70 gracias a Bruce Lee, el Karate arrasara en los 80 debido al maestro Miyagi, y el contundente estilo de Kickboxing de Van Damme impactase en los 90, ahora es el turno de las MMA.

El Siglo XXI demanda estilo de combates nuevos, y el cine en consecuencia también. Solo así podemos explicar que haya cogido verdadera fuerza una combinación de todas esas artes marciales y de muchas más, una amalgama o híbrido que, según los entendidos, ha restado pureza a cada una de las artes, engendrando eso sí un espectáculo más salvaje y posiblemente entretenido para un espectador cuya exigencia para quedar saciado es cada vez mayor.

Invicto 2 (2006)

invicto-2

La primera película fue un auténtico fracaso en crítica y taquilla a pesar de estar protagonizada por Wesley Snipes. Esta segunda parte (forma parte de una trilogía) no iba mucho más allá, pero el personaje protagonista tenía que reconvertir su estilo de lucha y adaptarlo al de su principal rival, y eso ya iba asemejándose a lo que conocemos por MMA. No experimenta en la filmación del combate y la trama es escasa en ideas y floja en diálogos, pero puede considerarse uno de los orígenes en la hibridación de artes marciales y su combinación con el boxeo.

Scorpion (2007)

scorpion

Es una de las primeras películas en tratar en exclusividad las MMA como estilo de lucha. Sorprende que sea francesa cuando el origen no esclarecido de esta modalidad (en su concepción moderna) suele relacionarse con EEUU o Asia. No es más que un videoclip motivador de hora y media que gustará sin duda a los amantes del cine de combates, pero es difícil de acceder a su visionado al no haber sido estrenada en España. La redención es tópica, pero entretenida.

Rompiendo las reglas (2008)

rompiendo-las-reglas

He aquí uno de los ‘placeres culpables’ más gozosos de las MMA. Eso que en marketing se conoce como ‘Call to action’ (CTR) o llamada a la acción tiene su ejemplificación cinematográfica en películas así. Uno arde en deseos de practicar MMA y liarse a mamporros tras ver esta película, pero no hay que olvidarse de que, al fin y al cabo, el objetivo secundario era conquistar a la chica, siempre es así. O la amas o la odias, no hay término medio. Todo adolescente preciado, ahogado en adrenalina, vivirá sin duda un momento inolvidable. Un decente ‘Club de la lucha’ de instituto (aunque infinitamente peor, no os asustéis).

Cinturón rojo (2008)

cinturon-rojo

No se centra exactamente en las MMA, ni si quiera en el ju jit su brasileño, tiene en su haber el mérito de tratarse de una película que deja en segundo plano las peleas. Siendo puristas y, como ya hemos indicado, el estilo de lucha es algo difuso, mezclan modalidades entre luchadores y precisamente por eso podríamos decir que se acerca a las artes marciales mixtas. El nominado al Oscar Chiwetel Ejiofor (’12 años de esclavitud’) protagoniza un irregular aunque inusual drama (dentro del género) dirigido por David Mamet (guionista de ‘Los intocables de Eliott Ness’).

Fighting, puños de asfalto (2009)

fighting-puños-de-asfalto

Primer gran papel protagonista para el musculoso Channing Tatum (con perdón de Step Up), que pese a apuntar maneras, no acertó en la elección de un papel tan mascado como los chicles de las quinceañeras que forran carpetas con su torso. No nos engañemos, Tatum es un gran actor (véase ‘Foxcatcher’, ‘Memorias de Queens’ o incluso ‘Magic Mike’), pero en esta película no tuvo buen ojo. Como película de MMA no es mala, e incluso llega a entretener, como película de acción no llega al nivel del aprobado.

Warrior (2011)

warrior-tom-hardy

Sin lugar a dudas, la más redonda de la lista. Todo cuadra, todo encaja, no hay nada superfluo, nada postizo. No solo es la mejor película de MMA que se ha hecho hasta la fecha (para hacer honor a la verdad no es muy complicado), sino una de las mejores que se ha hecho sobre combates y peleas –de cualquier arte marcial o deporte de contacto- de los últimos años. El reparto es una maravilla, Joel Edgerton, Tom Hardy, Nick Nolte y Jennifer Morrison están inspirados y emocionan con una historia desgarradora. Que una película así tenga presencia en los Oscars (nominado Nick Nolte en la categoría de actor de reparto) habla por sí solo.

Peso pesado (2012)

peso-pesado

Después de tanto drama, se antojaba curioso arriesgar con una propuesta cómica de un arte marcial en auge. Kevin James es uno de los referentes contemporáneos de la comedia norteamericana, y tenía lógica que protagonizara una película así, con la posibilidad de luchar contra su propio peso para ponerse en forma como una de las líneas dramáticas. La película es divertida por momentos, pero fue un fallido intento de ridiculizar la agresividad de las MMA. Salma Hayek se debería alejar de proyectos así, como actriz dramática destaca, pero en la comedia roza lo bochornoso.

Artículos relacionados

Comentarios

Comentar